28 noviembre, 2015

Santiago, Chile. El Mercurio/GDA Las relaciones sociales son saludables porque fortalecen las defensas del organismo.

Así lo revela un estudio de las universidades de Chicago y de California en Los Ángeles.

El análisis demostró que a las personas que se sienten solas se les bajan las defensas y les aumenta la inflamación, lo cual eleva la posibilidad de enfermarse y aumenta el riesgo de muerte prematura.

Para confirmar esto, también se estudió a macacos, que son primates altamente sociables. Cuando están aislados, se ve que, si bien producen células llamadas monocitos, estas se mantienen están inmaduras, lo que debilita la protección del organismo frente a virus.

El estudio se publicó en la revista Proceedings de la Academia de Ciencias de EE.UU.

¿Por qué? Según la pesquisa, la soledad tiene en las personas un efecto similar al del estrés, que ocasiona un aumento en la producción de una hormona conocida como norepinefrina, la cual eleva los latidos cardíacos y la presión arterial. Además, esta hormona estimula la producción de células del sistema inmunitario. Y al acelerarse este proceso, estas salen a la sangre más rápido y no logran madurar completamente.

“El problema es que estas células inmaduras producen unas proteínas que causan inflamación, lo que en las personas mayores se traduce, por ejemplo, en aterosclerosis, un factor que los enferma”, explica la médica inmunóloga Carolina Ribeiro.

Por otra parte, estas células producen menos proteínas antivirales, razón por la que la persona queda más vulnerable a este tipo de infecciones.

“Entonces, la socialización es importante, no solo a nivel emocional, sino también a nivel de la inmunidad que protege la salud”, agrega la especialista.

En síntesis, según el reporte científico, a aquellos que se sienten solos se les activan los genes del sistema inmunitario que inflaman los tejidos y se les apagan los genes que los protegen de los virus.