20 abril, 2016

Copenhague

Europa, Asia Central y el Cáucaso erradicaron en 2015 la malaria o paludismo, enfermedad que estas regiones ya vencieron una primera vez aunque volvió a resurgir en la década de 1990, anunció el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En estas zonas, que corresponden a la "región Europa" de la OMS, el número de casos autóctonos (transmitidos localmente y no importados por pacientes procedentes de otros países) ha caído de 90.712 casos a cero en el espacio de 20 años.

La malaria, afección que provoca fiebre, dolor de cabeza, temblores y vómitos, afectó a 214 millones de personas en el mundo y mató a 438.000 personas en 2015, según esta agencia de la ONU.

"Los años 2011 y 2012 vieron un resurgir del paludismo, en Georgia (casos aislados) y en Grecia y Turquía (epidemias localizadas) por la importación desde países donde la enfermedad es endémica (Afganistán, India y Pakistán)", explicó la OMS.

"Este resurgimiento fue contenido y en 2014 la transmisión autóctona estaba confinada a Tayikistán", recordó.

La malaria es producida por parásitos del género Plasmodium que se alojan en el mosquito anofeles , el cual actúa como transmisor. | ARCHIVO
La malaria es producida por parásitos del género Plasmodium que se alojan en el mosquito anofeles , el cual actúa como transmisor. | ARCHIVO

Se trata de la segunda vez que Europa, Asia Central y el Cáucaso vencen la enfermedad, también denominada malaria. Hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, era endémica en casi todo el sur de Europa, de Portugal a Grecia, hasta que los avances en materia sanitaria consiguieron erradicarla en la región. El último caso se dio en Yugoslavia en 1974.

Pero en los años 80 y 90, la enfermedad reapareció acompañando a los refugiados que escapaban de las guerras de Afganistán e Irak.

Actualmente, esta afección potencialmente mortal provocada por la picadura de un mosquito golpea principalmente a África Subsahariana, donde en 2015 se registraron un 72% de los casos y un 88% de las muertes por paludismo.

En la "región de las Américas, las tasas de mortalidad por malaria han descendido un 72% desde el año 2000.