Por: Irene Rodríguez 27 septiembre, 2015

El año pasado, Jose Pablo Castro recibió la noticia de que padecía cáncer. Tenía 15 años.

“Uno se siente solo. Piensa que no hay más gente de la edad de uno que vive con esto, pero la realidad es otra”, afirmó.

Este sábado, Daniel conoció a muchas personas quienes viven lo mismo que él: adolescentes y adultos jóvenes quienes saben que el cáncer es una lucha de la cual se puede sacar lo mejor de ellos y hacerlos más perseverantes.

La segunda edición del evento Conectando sonrisas fue el marco para que estos jóvenes se reunieran y escucharan charlas sobre cómo cuidar su salud bucodental, la mejor nutrición, cómo cuidar las emociones y testimonios de otras personas.

“El objetivo es empoderarlos, darles información, que sepan cómo enfrentar de forma positiva su experiencia y saquen la ventaja de la enfermedad”, explicó Ligia Bobadilla, fundadora de Proyecto Daniel , organización que busca mejorar las condiciones de jóvenes con cáncer y que gestó la actividad Conectando sonrisas .

Por la tarde, los muchachos recibieron un taller de sexualidad, mientras que sus padres o acompañantes recibieron una clase sobre cómo amar y no sobreproteger a los jóvenes con cáncer.

“A mi mamá le pasó eso de sobreproteger. Fue como si con la enfermedad yo hubiera retrocedido 15 años en el tiempo y fuera un bebé. Hasta que yo me fui para el campamento de Proyecto Daniel , el año pasado. Ahí ella entendió lo importante que era para mí compartir con otros jóvenes como yo”, indicó Castro.

Su madre, Ana Isabel Arias, reconoce que respetar la independencia y actividades de su hijo fue de lo más difícil que enfrentó: “Me daba miedo soltarlo, dejarlo ir, no quería que le pasara nada. Pero cuando volvió del campamento, volvió totalmente renovado, era otra persona. Desde entonces me gusta mucho que participe tan activamente”.

Capacitación. Una de las iniciativas del Proyecto Daniel consiste en que los jóvenes con algún tipo de tumor conozcan bien su enfermedad de primera mano, con especialistas en Oncología, sobrevivientes que padecieron el cáncer cuando jóvenes y profesionales en otras áreas de la salud.

“Es importante ayudarlos a fortalecer su autoestima, crear un proyecto de vida y que entiendan que el cáncer no debe interponerse en sus sueños”, manifestó Josymar Chacín, psicóloga venezolana que dio dos de las charlas en Conectando sonrisas .

Para la odontóloga Melissa Rojas, el apoyo a estos jóvenes debe ser integral: “Es decirles algo que va más allá del cuidado de su sonrisa. Hay que sonreirle a la vida pese a las adversidades”.