Microbios, y no una reacción alérgica, causan las lesiones en algunos pacientes

 13 marzo, 2014

Algunos efectos secundarios sufridos por pacientes de intervenciones estéticas, podrían deberse a una infección bacteriana de difícil tratamiento, descubrió la Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Tras recibir inyecciones de “relleno” para disimular arrugas o engrosar labios, ciertos pacientes desarrollan pequeños bultos dolorosos bajo la piel, los cuales forman lesiones que a veces no sanan.

Los investigadores encontraron que, a pesar de contar con altos niveles de higiene, la reacción se debe a que los rellenos actúan como incubadores de la infección.

Se solía creer que la protuberancia era producto de una reacción alérgica o autoinmune.

Los “rellenos” inyectados favorecen el crecimiento de bacterias, que forman una película resistente a los antibióticos. | ARCHIVO/ADRIANA OVARES
Los “rellenos” inyectados favorecen el crecimiento de bacterias, que forman una película resistente a los antibióticos. | ARCHIVO/ADRIANA OVARES

Pruebas con ratones y tejido humano mostraron que tan solo se necesitan 10 bacterias para crear una película de material microbiano, llamada biopelícula, que es imposible de tratar con antibióticos y causa la incómoda lesión.

Según Thomas Bjarnsholt, profesor de la Universidad de Copenhague, muchos doctores cosméticos rehúsan aceptar que son bacterias las que causan las lesiones. Ellos las atribuyen a reacciones alérgicas y suelen tratarlas con inyecciones de esteroides.

“Este es más bien el peor tratamiento posible, porque las inyecciones con esteroides exacerban la infección”, añadió Bjarnsholt.

Los expertos recomiendan no usar maquillaje por un mes previo al tratamiento cosmético, y combinar la inyección con antibióticos.

El estudio se publicó en la revista Pathogens and Disease .