Por: Irene Rodríguez 18 julio, 2016
GARRETT BRITTON PARA LN
GARRETT BRITTON PARA LN

El moraviano Pablo Umaña vive en un lugar muy diferente al que lo vio crecer en el noreste de la capital costarricense. Desde hace más de una década, su laboratorio y su hogar están en Zúrich, Suiza.

Desde allí, en el laboratorio de la farmacéutica Roche, este ingeniero químico y doctor en Bioquímica lucha por buscar posibles tratamientos contra el cáncer a través de potenciar el sistema inmunitario, para que así las defensas detecten una célula cancerosa y atacarla y que las sanas no sufran en el proceso. Esto se conoce como inmunoterapia.

La Nación conversó con él luego de una de sus conferencias en Costa Rica. Este es un extracto de lo que se habló.

¿Cómo comenzó su interés por la ciencia?, ¿cómo llegó a investigar para la obtención de medicamentos?

Desde pequeño siempre me interesó la ciencia. Entré a estudiar Ingeniería Química a la Universidad de Costa Rica (UCR) y ahí fue donde comencé a interesarme en la Bioquímica.

”Cuando llegué a sacar el posgrado en Bioquímica al Instituto Tecnológico de California, comencé a trabajar en el laboratorio de un profesor que estudiaba medicamentos. A él se le presentó la oportunidad de irse para Zúrich y yo me fui con él.”

¿Y la investigación específica sobre el cáncer?

Todos hemos visto el cáncer. Todos los conocemos de cerca, todos hemos tenido en nuestras familias amigos que han muerto de cáncer o que han dado la lucha. Por eso, de mis 25 años en Suiza, la gran mayoría han sido para investigar el cáncer.

”Es una lucha que beneficiaría a muchas familias. Lo que se busca no solo es un producto que sea eficaz y de más esperanza de vida, también uno que pueda darle algo con menos efectos secundarios, para que así tenga más calidad de vida el paciente y también su familia”.

En su ponencia, usted destacaba que el cáncer es un enemigo difícil de atacar.

Es que no podemos referirnos al cáncer como si fuera una sola enfermedad. En realidad la lucha es contra unas 200 enfermedades diferentes que se llaman cáncer, pero todas atacan diferentes zonas del cuerpo, se comportan de forma diferente y, por eso, no podemos dar una sola receta para atacarlas, por eso, no todos los medicamentos sirven para todos los tipos de cáncer.

¿Cuál es el rol que juega nuestro sistema inmunitario en el tratamiento de algunos tipos de cáncer?

Los linfocitos T (un tipo de célula del sistema inmunitario) son un gran “caballo de batalla”. Si usted los “recluta”, ve que pueden reconocer una célula cancerosa y atacarla.

”El tratamiento induce la relocalización de las células T en la periferia del tumor para que ataquen las células cancerosas. El sistema inmunitario reconoce estas células como “foráneas”. Esto da múltiples oportunidades para atacar y tratar de mejorar el tratamiento para el cáncer. La terapia solo está dirigida para células con antígeno canceroso fuerte, por lo que no atacaría células sanas.

”Ya tenemos soluciones para algunos tumores, para otros hay que seguir investigando”.

¿Qué tumores son tratables con inmunoterapia?

El primer producto que desarrollamos fue para leucemia linfocítica aguda, para linfomas, ahora hay un producto en fase I de investigación contra cáncer de colon y otros en fase preclínica para riñón, melanoma y otros tumores hematológicos (sangre).

¿Llegará el día que la ciencia le gane la batalla al cáncer?

Yo sí pienso que llegará ese día. Ya se han ganado muchas cosas, como el aumento de sobrevida para varios tipos de tumores y nuevas terapias que mejoran la calidad de vida. Para eso estudiamos nosotros y muchas otras personas más en el mundo.