Problemas en las arterias y de circulación podrían darse con tan solo con un par de cigarrillos esporádicos

Por: Irene Rodríguez 12 mayo
Según un estudio regional, los impuestos al tabaco aportan menos del 30% de lo que se gasta en enfermedades por fumar. | JORGE NAVARRO
Según un estudio regional, los impuestos al tabaco aportan menos del 30% de lo que se gasta en enfermedades por fumar. | JORGE NAVARRO

"No creo que le haga tanto daño a mi salud, si acaso me fumo uno o dos cigarros cada fin de semana, es más, ya ni los fumo completos, solo le 'robo jalones' a un amigo".

Este pensamiento puede ser muy riesgoso para la salud, de acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, publicado en la edición más reciente de la revista American Journal of Health Promotion.

De acuerdo con el reporte, fumar solamente de forma ocasional está relacionado con problemas respiratorios, problemas circulatorios (pues se dificulta el paso de sangre por venas y arterias) y males como hipertensión y niveles altos de colesterol.

"Quienes se dicen 'fumadores sociales' pueden estar haciendo muchísimo daño a su salud", manifestó en un comunicado de prensa Kate Gawlik, coordinadora del informe.

¿Cómo se llegó a estas conclusiones? Gawlik y sus colaboradores encuestaron a 40.000 personas entre los 18 y los 65 años y se les preguntó acerca de sus hábitos de vida y luego se les tomaron muestras de sangre y de función respiratoria.

Un 11,4% dijo fumar solo ocasionalmente, mientras que un 17% se declaró fumador habitual (consumía cigarrillos todos los días).

En ambos grupos de fumadores, las tasas de hipertensión superaron el 70% y los niveles altos de colesterol rondaron el 54% (en esto no hubo diferencias entre si se era fumador ocasional o habitual).

En pruebas de función respiratoria, quienes fumaban solo socialmente tuvieron un desempeño mejor que el de quienes lo tienen como hábito diario. No obstante, al compararlo con quienes no fumaban del todo, la función respiratoria de los fumadores ocasionales era entre un 30% y un 40% menor.

En quienes tienen enfermedades crónicas, como asma, hipertensión o diabetes, la costumbre de fumar de forma social puede salir más cara.

La investigación halló que en los asmáticos, el porcentaje de fumadores con hipertensión superó el 75%. En los diabéticos, la cifra de hipertensión de fumadores ocasionales ronda el 78%, pero los investigadores hacen la salvedad de que es muy común que las personas con diabetes presenten hipertensión, independientemente de si fuman o no.

Los investigadores piden prestar más atención a estas personas y a los efectos para su salud.

"Esta población se ha descuidado bastante por parte de los servicios de salud. Sabemos que fumar con regularidad es una adicción, pero los médicos o trabajadores de la salud generalmente no preguntan sobre el tabaquismo social, y deberían hacerlo", dijo Gawlik.

En Costa Rica, los diferentes estudios que se han realizado acerca del fumado no miden directamente la cantidad de fumadores ocasionales. Sin embargo, se destaca que la cantidad de fumadores habituales ha descendido, especialmente desde la implementación de la ley antitabaco.

La cantidad actual de fumadores habituales en Costa Rica se ubica en 8,9%, una de las más bajas de América Latina. Esta información se desprende del último estudio del Ministerio de Salud, divulgado el año pasado.

El promedio de América Latina es de 17%, pero hay países como Argentina en donde es del 22%, según fatos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).