Productos agrícolas se donarán a cinco programas que se enfocan en atender a grupos vulnerables

Por: Sofía Chinchilla C. 12 abril
Entre los productos donados hubo piñas, melones, sandías, mangos, chayotes y frijoles.
Entre los productos donados hubo piñas, melones, sandías, mangos, chayotes y frijoles.

Con una serie de productos agrícolas colocados ante la imagen del Señor del Huerto, los comerciantes de los mercados josefinos transformaron su devoción en donaciones para personas en necesidad.

El montaje del tributo, tradicional de los Miércoles Santos, comenzó oficialmente a las 5.30 a. m. en el Parque Central de San José, sin embargo, los preparativos se estaban realizando desde antes de que saliera el Sol.

"Desde la 1 a. m. estamos de pie, a las 3 a. m. empezamos a recoger productos. Con un carrito, pasamos por los chinamos recogiendo y todos nos iban dando un poquito, hasta que llenamos varios cajones", contó Luis Velásquez, quien desde hace 38 años vende cítricos procedentes de San Ignacio de Acosta en el Mercado de Mayoreo.

Luis Velásquez fue uno de los comerciantes que participó en la actividad. Él trabaja desde hace 38 años en el Mercado de Mayoreo.
Luis Velásquez fue uno de los comerciantes que participó en la actividad. Él trabaja desde hace 38 años en el Mercado de Mayoreo.

Para las 8.30 a. m., hora en la que el arzobispo de San José bendijo las ofrendas, ante los pies de la imagen de Jesús se tendía una extensa variedad de productos: piñas, melones, sandías, mangos, chayotes y frijoles, por ejemplo.

El huerto, como se le llama al lugar en el que se instalan las donaciones, conmemora el momento en que Jesús sube al monte de Getsemaní -o Huerto de los Olivos- para orar antes de su arresto y crucifixión.

A las 8.30 a.m., el arzobispo dio su bendición a los productos que los comerciantes donaron a organizaciones de auxilio social.
A las 8.30 a.m., el arzobispo dio su bendición a los productos que los comerciantes donaron a organizaciones de auxilio social.

Los productos que se reunieron este año serán donados a cinco programas de auxilio social, según informó la Municipalidad de San José. Uno de ellos es el Hogar de la Esperanza, en San Sebastián, donde se atienden enfermos de sida. También recibirán ayuda las parroquias de Barrio México y La Merced, para apoyar a personas en condición de indigencia; así como dos hogares de adultos mayores en Goicoechea.

"Es algo que le nace a uno del corazón, para ayudar a la gente necesitada. Si Dios a uno le da, hay que dar un poquito de lo que uno tiene para que se vean multiplicadas las cosas. Todos los vendedores dieron con mucha alegría. Desde hace dos días se están recolectando las cosas, y se han juntado bastantes", manifestó Rodrigo Jiménez, quien trabaja como guarda en el mercado del antiguo Registro Civil.

Fieles católicos se acercaron al parque Central para participar de la entrega de las ofrendas.
Fieles católicos se acercaron al parque Central para participar de la entrega de las ofrendas.

También participaron los mercados Borbón, de Mayoreo, de la Coca-Cola, Central, Patentados de la Calle 8 y el Mercado Municipal de Artesanía.

Tras la bendición de las ofrendas con agua bendita, José Rafael Quirós, arzobispo de San José, explicó que la tradición del Huerto es un llamado a la fraternidad para compartir los bienes que se poseen. Él también bendijo el trabajo de los comerciantes y los agricultores.

José Rafael Quirós, arzobispo de San José, roció agua bendita sobre los representantes de los mercados.
José Rafael Quirós, arzobispo de San José, roció agua bendita sobre los representantes de los mercados.

"A ustedes, trabajadores, que están sirviendo a la sociedad en los mercados, que el Señor les bendiga abundantemente, les conserve su trabajo y que sea justamente reconocido", expresó Quirós.

"Que el Señor bendiga a tantos campesinos y que se haga justicia con los agricultores que están necesitando tanto apoyo, y que la mirada de la sociedad se fije en ellos para que el amor y la caridad también alcance a todos", agregó el sacerdote.

Luego de la bendición de los productos, una cimarrona se presentó en el Parque Central.
Luego de la bendición de los productos, una cimarrona se presentó en el Parque Central.

Luego de la bendición y de la participación de una cimarrona, los comerciantes guardaron los productos en cajas, para llevarlos a las organizaciones seleccionadas.

"Me nace, es un carisma que Dios me dio. Me siento muy satisfecho de cooperar con los más necesitados", aseguró Velásquez.