Daño ambiental y estilos de vida inadecuados afectan la salud masculina

 26 julio
El semen es un marcador de salud, entre más alteraciones presente, el hombre se enfermará más y vivirá menos.
El semen es un marcador de salud, entre más alteraciones presente, el hombre se enfermará más y vivirá menos.

Chile

De la mano del crecimiento económico también se produce un costo ambiental, el cual se traduce en un mayor uso de químicos y plásticos, que dañan la cantidad y calidad de los espermatozoides.

Además, este desarrollo favorece ciertos estilos de vida como el sedentarismo, una dieta rica en calorías, tabaquismo y estrés, que también afectan la fertilidad masculina.

Se trata de una tendencia importante que se registra en las últimas décadas y que no cede.

Este es el panorama que muestra la primera revisión sistemática que se hace sobre la cantidad y la calidad de los espermatozoides, la cual incluyó 185 estudios realizados entre 1973 y 2011.

En ella participaron investigadores de Israel, Estados Unidos, Dinamarca, Brasil y España, quienes concluyeron que la fertilidad masculina se ha reducido en 59,3% en Norteamérica, Europa, Australia y Nueva Zelandia; y sigue declinando.

La realidad afecta en menor medida a Suramérica, África y Asia, aunque esto podría estar influido por una menor cantidad de estudios que tienen sobre el tema.

"Necesitamos hacer más análisis sobre esto porque desde el útero ya puede haber químicos que afectan al niño; por ejemplo, si la madre fuma o está sometida a estrés", dice a El Mercurio el doctor Hagai Levine, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea de Jerusalén y autor principal del trabajo.

Llamado urgente

Según Levine, el estudio "es un llamado urgente a los investigadores y las autoridades de salud del mundo para aclarar las causas de esta declinación que no se detiene, y ver la manera de prevenirla", agrega.

"Estamos frente a un estudio macizo, realizado por gente seria y publicado en una buena revista", dice la doctora Andrea Castro, del Instituto de Investigaciones Materno Infantil (Idimi) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Ella destaca que el semen es un marcador de salud, o sea, mientras más alteraciones presenta, el hombre se enferma más y vive menos.

Si bien la reducción del número de espermatozoides es un hecho, para el doctor Carlos Troncoso, presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva, hay que tener en cuenta que hoy los exámenes que se hacen son más rigurosos.

"Por ejemplo, hoy sabemos que el 96% de los espermios son anormales, algo que asusta a muchos pacientes porque creen que con esa cifra son infértiles. Pero no es así, eso es lo normal", advierte.

Según el especialista, actual director de la Clínica IVI en Santiago, los estilos de vida son fundamentales en esta situación.

"Por ejemplo, el sedentarismo lleva a la obesidad y llegamos a la solución de la cirugía bariátrica. Y esta última, al producir un déficit de la absorción de los alimentos, los minerales y las vitaminas, también va a afectar la fertilidad de esa persona", dijo Troncoso.

Otro caso es el de los hombres que fuman más de 10 cigarrillos al día, lo que produce una fragmentación del ADN de los espermios y eso conlleva a la infertilidad.

"El hombre no debería postergar la paternidad porque con el paso de los años se expone a contaminantes del ambiente que van a afectar sus espermios y su fertilidad", afirmó Troncoso.

Etiquetado como: