Asistentes también disfrutaron de bailes típicos y pintacaritas para los niños

 25 mayo, 2015

Upala. Las frontera se abrió este sábado para que costarricenses y nicaragüenses recibieran atención médica gratuita en la trigésima Feria Binacional de la Salud y la Cultura.

La actividad se realizó en el Colegio de Delicias de Upala, a cinco kilómetros de la frontera norte y fue organizada por la Municipalidad de ese cantón.

En total, los doctores voluntarios costarricenses atendieron a unas 800 personas, de las cuales 500 eran extranjeras.

Tal fue el caso de la nicaragüense Socorro Castillo Zamora, de 31 años, quien viajó junto con sus tres hijos desde Valle de Guadalupe, en el departamento Río San Juan de Nicaragua.

Socorro Castillo viajó desde Nicaragua con sus hijos. | ÉDGAR CHINCHILLA.
Socorro Castillo viajó desde Nicaragua con sus hijos. | ÉDGAR CHINCHILLA.

Ella aprovechó la feria porque su familia nunca había recibido atención odontológica.

Alejandro Ubau, alcalde de Upala, rescató que el único requisito para recibir los servicios era “ser un ser humano”.

También se dio atención en medicina general, pediatría, cirugía general y ginecología.

Además, se realizaron charlas de preparación para partos.

La actividad contó con el respaldo de 30 instituciones públicas, como el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), colegios y universidades.

Las autoridades migratorias y de Fuerza Pública colaboraron para el ingreso de los foráneos.

Con música y juegos. Quienes asistieron a la feria también pudieron disfrutar de juegos y presentaciones culturales, como bailes típicos.

Los niños se divirtieron con los pintacaritas.