Por: Irene Rodríguez 30 septiembre, 2015

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que en el mundo hay un déficit de 13,6 millones de trabajadores sanitarios, lo que impide el suministro de servicios de calidad a más de la mitad de las personas de avanzada edad.

Estas son las conclusiones de un etudio que tomó en cuenta a 46 países que concentran el 80% de la población mayor de 65 años.

En el 80% de los casos, los cuidados son proporcionados por las mujeres de la familia que no perciben ninguna remuneración.

“Los cuidados no solo requieren empatía hacia un familiar, sino capacidades profesionales. Los familiares no están capacitados para proveer los servicios profesionales necesarios”, afirmó Xenia Scheil-Adlung, autora del estudio.

El reporte también señaló que el 48% de la población mundial está desprotegida legalmente en términos de acceso a los cuidados sanitarios prolongados.

Son pocos los acultos que tienen cuidados de profesionales. | ARCHIVO
Son pocos los acultos que tienen cuidados de profesionales. | ARCHIVO

Otro 46,3% está en gran medida –aunque no completamente– excluido de esta cobertura debido a regulaciones que limitan los beneficios solo a los más pobres, lo que obliga a que la mayoría de mayores de 65 años paguen de su bolsillo estos servicios.

El mayor déficit se observa en Asia, donde el 65% de los ancianos está desatendido y la carencia se eleva 8,2 millones de trabajadores sanitarios.

En África, donde faltan 1,5 millones de personas que trabajen en esa área, más del 90 % de personas de edad avanzada no reciben servicios de cuidado.

Costa Rica no se queda atrás. En nuestro país, la mayoría de los servicios de cuidado es provista por la pareja o los hijos del adulto mayor, quienes no son capacitados para la tarea.