14 octubre, 2015

Londres. EFE. Un análisis de sangre puede ayudar a descartar infartos en dos tercios de los pacientes que ingresan a sala de emergencias con síntomas similares a los de un ataque cardíaco, según un estudio publicado por la revista The Lancet.

La cantidad de tropomina determina el riesgo de infarto.. | ARCHIVO
La cantidad de tropomina determina el riesgo de infarto.. | ARCHIVO

Investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) han determinado que una concentración en sangre de una proteína llamada troponina por debajo de 5 nanogramos por decilitro, indica que el paciente “tiene un riesgo muy bajo de sufrir un ataque cardíaco”.

“Esos pacientes están listos para ser dados de alta inmediatamente y con seguridad. Tal hallazgo puede reducir de forma dramática los ingresos hospitalarios innecesarios y facilitar así un ahorro considerable para los proveedores sanitarios”, afirmó Anoop Shah, coordinador del trabajo.

Una de las causas más comunes de internamiento en todo el mundo son los dolores agudos en el pecho, un cuadro ante el cual las directrices internacionales recomiendan el internamiento para efectuar pruebas de los niveles de troponina (por encima del 99 % indica que se ha producido un infarto) .

Shah y su equipo utilizaron un método de análisis más preciso que el convencional para detectar los niveles de esa proteína en 6.000 personas que acudieron a hospitales escoceses y estadounidenses con dolor en el pecho.

Los investigadores evaluaron después la relación existente entre la concentración de troponina y los infartos o muertes por problemas cardíacos que se produjeron en los 30 días posteriores a sus mediciones.

Así confirmaron que un nivel de la proteína por debajo del umbral establecido servía para identificar a cerca de dos tercios (61%) de los pacientes con un riesgo muy bajo de sufrir un ataque.

Etiquetado como: