31 marzo, 2015

Madrid. EFE Un hombre de 45 años que sufría desde hace 20 años una grave malformación, fue sometido a un trasplante de la parte inferior de la cara, el cuello, la boca, la lengua y la faringe, en una intervención en la que participaron 45 profesionales durante 27 horas, anunció ayer el reconocido Hospital Vall d’Hebron, de Barcelona.

Se trata de una persona que sufría una malformación masiva arteriovenosa, enfermedad que le provocó una deformación progresiva de los tejidos de la cara y graves problemas de la visión, el habla y sangrados que ponían en riesgo su vida, explicó el hospital universitario en un comunicado de prensa.

Un equipo multidisciplinario de 45 profesionales participó en esta operación de muy alta complejidad, en febrero pasado.

Este señor, quien prefiere mantener el anonimato, recibió un trasplante de los dos tercios inferiores de la cara, el cuello, la boca, la lengua y la faringe.

El médico Joan Pere Barret, quien dirigió el trasplante, explicó ayer a los periodistas los pormenores de la cirugía. | EFE
El médico Joan Pere Barret, quien dirigió el trasplante, explicó ayer a los periodistas los pormenores de la cirugía. | EFE

“La extrema dificultad de la intervención se debió a la enfermedad que sufría, la cual se comportaba como un tumor maligno”, explicó Joan Pere Barret, jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del centro hospitalario, en una rueda de prensa.

“La dificultad no solo era su extirpación, sino el sangrado masivo que produce esa extirpación, con lo cual el paciente puede morir rápidamente por una hemorragia masiva durante la cirugía”, añadió.

“El paciente había sido valorado en diferentes hospitales internacionales (Clínica Mayo, Harvard) en Estados Unidos, donde se le consideró inoperable”, afirmó el Vall d’Hebron.

El Hospital Vall d’Hebron realizó en marzo de 2010 el primer trasplante total de cara.