25 noviembre, 2014

Tokio

Un equipo de investigadores nipones ha logrado recrear con éxito una nefrona, la unidad básica del riñón, a partir de una sola célula de ratón, un paso importante para crear en el futuro tratamientos para regenerar estos órganos en pacientes con fallos renales, informó este martes el diario Asahi.

"Si logramos desarrollar un método que emplee una célula humana y combinarlo con células pluripotentes inducidas (iPS), todo ello podría emplearse en el campo de la medicina regenerativa", explicó Shinji Kitamura, investigador de la Universidad Okayama y líder del proyecto.

El equipo asegura haber desarrollado la nefrona a partir de una solo célula extraída del riñón de un ratón.

Una nefrona es la unidad básica funcional de un riñón y sirve para regular el agua y filtrar los solubles, como el sodio, de la sangre.

Los ratones a los que se les bloqueó la serotonina mostraron menor comezón.
Los ratones a los que se les bloqueó la serotonina mostraron menor comezón.

El equipo de investigadores nipones aislaron la célula del ratón y la cultivaron en un medio grueso y con textura gelatinosa que permitió que el material creciera en todas direcciones.

Tres semanas más tarde, la célula adquirió la forma de una estructura virtualmente idéntica a la de una nefrona con una parte de dicha estructura ostentando la función de generar orina, según los investigadores.

El grupo espera perfeccionar el método y lograr repetirlo con material genético humano para combinarlo con iPS, que son células con la capacidad de convertirse en cualquier tipo de tejido.

Las iPS fueron descubiertas por el japonés Shinya Yamanaka, premio Nobel de Medicina 2012, y además de suponer el futuro de la medicina regenerativa resuelven en principio el problema ético de trabajar con células madre de embriones.

Etiquetado como: