15 octubre, 2015

Londres

En casos inusuales es posible que pacientes que sobrevivieron al ébola desarrollen una vez más la enfermedad cuando el persistente virus en el cuerpo comienza a reproducirse a niveles elevados, informó la Organización Mundial de la Salud.

Eso podría explicar lo que sucedió con la enfermera escocesa que ahora es atendida en el hospital Royal Free de Londres. Pauline Cafferkey fue admitida el viernes por una extraña y tardía complicación de ébola tras haberse recuperado de la enfermedad en enero, informó el hospital. El miércoles agregó que Cafferkey estaba enferma de gravedad después de que su condición se deteriorara y que ahora padece ébola, no sólo una complicación.

La vocera de la OMS, doctora Margaret Harris, informó el jueves que la agencia de salud de la ONU ha escuchado de varios casos similares, aunque no están bien documentados.

"Lo que hemos visto es que en algunas personas el virus permanece inactivo en algún sitio y luego, por razones desconocidas, comienza a reproducirse otra vez", detalló.

"Creemos que sucede en una minoría, si no habríamos visto casos por todos lados", agregó.

La enfermera británica Pauline Cafferkey se contagió de ébola en enero pasado. En los últimos meses no mostró síntomas, este miércoles fue hospitalizada con nuevas señales de la enfermedad.
La enfermera británica Pauline Cafferkey se contagió de ébola en enero pasado. En los últimos meses no mostró síntomas, este miércoles fue hospitalizada con nuevas señales de la enfermedad.

Harris indicó que no queda claro cuándo estas personas podrían infectar a otros. Los periódicos británicos le dieron gran importancia al hecho de que Cafferkey fue fotografiada recientemente de pie cerca de la esposa del primer ministro británico después de recibir un premio en Londres.

A la fecha, el ébola ha cobrado más de 11.000 vidas en el oeste de África y dejó unos 17.000 sobrevivientes en la región, muchos de los cuales tienen poco acceso a cuidados médicos.

Harris indicó que un número importante de pacientes que se recuperaron del ébola sigue sufriendo los efectos del virus. En algunas zonas de Sierra Leona, la mitad de los sobrevivientes de ébola tienen serios problemas de vista que sólo se desarrollaron tras ser dados de alta de la clínica, dijo.

"Todavía tenemos poca información sobre el impacto del ébola persistente en diferentes lugares del cuerpo", dijo y señaló que no era claro si el virus persistente podría ser responsable de los continuos problemas médicos de los sobrevivientes o si estos se podrían atribuir a la grave enfermedad de la cual se recuperaron meses antes dichos pacientes.

Científicos indican que el virus del ébola a veces puede esconderse durante meses en partes del cuerpo no protegidas por el sistema inmune, pero reconocen que el caso de Cafferkey fue inusual.

"Pauline parece ser una anomalía", dijo la doctora Nathalie MacDermott, una investigadora clínica del Colegio Imperial de Londres.

"Lo que sabemos del ébola indica que hay efectos a largo plazo, pero no necesariamente ponen la vida en riesgo", añadió.