‘Ballet for exercise’ es un nuevo método para exigirse en lo físico que mezcla la modalidad clásica con otras disciplinas. Da fuerza y tonifica.

 31 mayo, 2014
THINKSTOCKPHOTOS
THINKSTOCKPHOTOS

Montevideo. El País No existe otra disciplina que iguale al ballet , sostiene Flavia Portella, creadora de Ballet for exercise ( Ballet para ejercitarse ), innovadora disciplina que combina técnicas clásicas, pilates y yoga.

Se trata de un método que integra ejercicios enfocados en la eliminación de grasa con otros que modelan y tonifican el cuerpo.

Portella divide la técnica en dos categorías: una parte se desarrolla exclusivamente en la clásica barra de ballet y la otra agrega el uso de esferas de resistencia y bandas elásticas.

Según indica Portella, al practicarlo se logra una buena postura, tonificación de los músculos, reducción del talle, mejora del equilibrio e incluso ayuda a conocer mejor el cuerpo. “También existe mucha conexión psicológica, debido a que las clases son todas diferentes y la música que acompaña es muy estimulante”, señaló.

Cuando ideó esta disciplina, ella quiso demostrar que el ballet no es solo para niñas o jovencitas con sueños de convertirse en bailarinas profesionales, sino un excelente entrenamiento físico.

“Nunca tuve mejor el cuerpo que en la época en que yo hacía ballet. Como ejercicio, es increíble, porque no hacés ningún movimiento que no sea desde una postura correcta, simplemente porque si no, no se logra hacer”, señala Portella, quien es bailarina y psicóloga.

Según ella, todos los ejercicios se funden bajo la técnica del ballet, creando movimientos secuenciales que desafían la fuerza y la resistencia del cuerpo, así como el autoconocimiento y la concentración.

Portella sostiene que el resultado es un “cuerpo de bailarina” en la forma de brazos esculpidos, abdominales definidos, glúteos endurecidos y piernas torneadas. “Hacés las cosas con mucho control. Nunca más hacés una sentadilla desde el lugar equivocado”, explicó.

Para ella, el 75% de las mujeres no tienen panza, tienen el abdomen distendido pues no saben apretarlo. Incluso, dice, con ella aprenden a hacer abdominales sin dolor.

Agrega que su objetivo es enseñar, educar, “que conecten que no están haciendo algo solo para quemar calorías”.

Portella también ve en esta nueva disciplina la oportunidad de reivindicar el ballet y ponerlo de moda. Sus alumnas, celebra, son de todas las edades; hasta de 80 años.

“Hoy las niñas ya no van a aprender ballet porque quieren la pachanga, el One Direction , pero no tienen los beneficios del ballet”, señala en referencia al programa “Bailando por un sueño” donde los participantes con nociones de ballet “siempre bailan mejor”.

“Cómo ponen el empeine, las manos, lo dice Pachano, Moria Casán. El ballet es disciplina” subraya entusiasta.

Portella es brasileña y parte de su formación como bailarina fue en una escuela de la Royal Academy de Londres. Hace 17 años que vive en Uruguay.

El Consejo internacional de la danza de Unesco se interesó en el Ballet for exercise como una disciplina que destaca y permite un mayor acceso al ballet.

“Mi público no necesariamente es bailarín”, señala Portella quien fue convocada y aprobada por ese organismo para ser parte de la comunidad global desde Uruguay.