Por: Irene Rodríguez 20 septiembre, 2014

“De nada nos sirve hacer crucigramas todos los días, hablar 25 idiomas y recitar de memoria poemas larguísimos, si fumamos, comemos mucha grasa y azúcar, y nunca hacemos ejercicio”, explicó el neurólogo costarricense Alexánder Parajeles.

El ejercicio físico y una alimentación balanceada son armas muy poderosas para un cerebro fuerte y sano.

En los jóvenes, por ejemplo, la actividad física relaja la mente y genera hormonas que ayudan al desarrollo cerebral. Además, al ejercitarse, se evita la hipertensión y la diabetes, males que suben el riesgo de demencia vascular (trastorno causado por bloqueos en el paso de sangre hacia el cerebro, lo cual hace perder la memoria paulatinamente).

En el adulto mayor, por su parte, un estudio del Centro de Neurobiología en Aprendizaje y Memoria, de California, Estados Unidos, concluyó que 15 minutos diarios de ejercicio mejoran la memoria.

Los científicos estadounidenses suponen que esto se debe a una sustancia llamada norepinefrina, que se libera cuando se hace actividad física.

Tal sustancia es una “mensajera química” en el cerebro y juega un rol en la modulación de la memoria. También se vio que durante el ejercicio aumentó un biomarcador relacionado con la acción de la llamada norepinefrina.

El incremento de este biomarcador fue mayor en gente con problemas de memoria, demostró el estudio.

Los expertos coinciden en que es buena idea tomar en cuenta que existen ejercicios óptimos para cada edad.

Según la nutricionista Larisa Páez, lo principal es reducir el consumo de alimentos altos en grasa saturada y colesterol.

La evidencia muestra que su consumo favorece la aterosclerosis (placas en las arterias que impiden el paso normal de la sangre) y dicha condición aumenta el riesgo de alzhéimer.

Páez también recomienda consumir suplementos con vitaminas C, E, B12 y ácido fólico, pues se asocian con la salud del cerebro. Estas vitaminas están presentes de forma natural en las frutas. Además, se aconseja el consumo de vegetales de color verde oscuro y frutas ácidas, por su elevado contenido de antioxidantes.