Las llamadas dietas ‘detox’ prometen limpiar el organismo mediante la restricción de algunos alimentos

Por: Alejandra Vargas M. 17 enero, 2015
MELISSA FERNÁNDEZ
MELISSA FERNÁNDEZ

Tras los excesos de comida en los que muchos incurrimos por las vacaciones y fiestas de fin y principio de año, muchas personas buscan soluciones rápidas para ponerse en orden y también, en forma.

Además del propósito de hacer ejercicio, no pocos, especialmente al interior de las ajetreadas oficinas, están hablando sobre mecanismos o rutinas para limpiar el cuerpo ‘desde adentro’, desintoxicarse y, como consecuencia, bajar de peso.

¿Funcionan? ¿Son recomendables estas rutinas?

Las también llamadas dietas ‘detox’ prometen limpiar el organismo de sustancias tóxicas mediante la restricción de algunos alimentos, el consumo de jugos naturales (de frutas o verduras) o un ayuno prolongado.

Aunque han tomado auge de la fama de la mano de estrellas de cine como Gwyneth Paltrow, quienes le atribuyen poderes casi milagrosos para estar y verse bien y ‘lo divulgan en sus sitios webs’, pero la ciencia no ha dicho la última palabra.

Por ejemplo, médicos de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, reconocen públicamente que es verdad que muchas personas reportan mayores niveles de energía y concentración durante y después de una dieta de desintoxicación.

Sin embargo, ellos mismos destacan que existe muy poca evidencia de que sean los jugos de frutas o verduras los que remueven las toxinas acumuladas en el cuerpo.

Oferta. Existe enorme variedad de propuestas. Una de ellas es la llamada dieta “Red carpet detox” (o detox de la alfombra roja), un régimen de 7 días basado en verduras, frutas y líquidos.

“Recuerde que no puede haber productos lácteos, cereales con gluten, carne, mariscos, nada procesado, frutos secos grasos, verduras solanáceas, azúcar y, obviamente, nada de alcohol, cafeína o bebida”, promueve la actriz Gwyneth Paltrow en su blogwww.goop.com.

También hay muchas otras dietas “detox” basadas en ayunos con líquidos, como infusiones, agua, jugos y sopas.

En el país también hay oferta, una de ellas es la guiada por la especialista Carla Pérez-Galicia en conjunto con los Jugos Cold-pressed JUS creados por lAna Gabriela Hindelang.

Sus promotoras aseguran que es una desintoxicación segura y abundante. Incluye 6 jugos diarios, súperalimentos para un detox seguro, sesiones de hasta tres horas para comprensión del proceso y manual para aprender a utilizar los suplementos –que aseguran son para la purificación celular– y otro manual para para comenzar a cambiar hábitos tras el detox.

También ofrecen recetas y apoyo vía correo electrónico 24/7. Los programas son de tres días o de cinco días.

Atención. Los especialistas coinciden en que el concepto “desintoxicar” que utilizan algunas dietas es a menudo errado. Según explican, el organismo ya cuenta con mecanismos naturales que eliminan las sustamcias innecesarias para el cuerpo día a día.

“El cuerpo no está intoxicado con sustancias. Una intoxicación involucra enfermedades alimentarias causadas por bacterias, virus y químicos. Si se tratara de eso estaríamos con diarrea y vómitos explosivos, pero no lo estamos”, dice la nutricionista Rinat Ratner.

“Desde el punto de vista científico no hay ningún respaldo que diga que el cuerpo necesita de algún alimento para desintoxicarse. Esto lo hace naturalmente con la filtración en los riñones o a nivel hepático”, dice la especialista.

Otra de las alertas más significativas de estos ‘detox’ es que promueven el consumo único de líquido o vegetales y frutas y con ello destierran de la ingesta nutrientes esenciales como las proteínas de las carnes, los lácteos y huevos. Esto podría provocar una pérdida de masa muscular, que no es recomendable.

Además, como se trata de planes a corto plazo, que duran de una a tres semanas, lo más frecuente es que se produzca un rebote. Eso significa que a veces el resultado es tan breve como el tiempo que se demoran en hacerla. Esto porque la baja de peso que promocionan estas dietas es en gran medida por la pérdida de líquido, no necesariamente de grasa.

Durante el proceso, también se alerta de que las personas son más propensas a fatigarse, cambiar el estado de ánimo.

La nutricionista Jimena Martínez, sale en defensa de estos procesos ‘detox’ y asegura que el consumo de estos jugos no es negativo, sino más bien beneficioso por el alto contenido de verduras y frutas que tienen. Lo único que destaca es que no deben reemplazar completamente la ingesta de otros alimentos.

“Se recomienda un plan de alimentación balanceado a mediano y largo plazo que incluya frutas, verduras y líquidos, pero también carnes blancas y productos integrales”, concluyó.