Por: Irene Rodríguez 17 abril, 2016

¿Cómo identificar un centro educativo ideal? Para Kathy Silva, investigadora de la Universidad de Oxford (Inglaterra), en la Primera Infancia hay dos cosas que deben evitarse a toda costa.

La primera es un lugar en donde las maestras dejan a los niños jugar sin una guía y solo intervienen para evitar riñas.

El otro extremo tampoco es bueno: los centros educativos que, con la excusa de “potenciar al máximo los talentos”, fuerzan el aprender a leer y piden a sus alumnos trabajar como si fueran casi adultos.

“Son pequeños; necesitan descubrir su mundo. Necesitan jugar, pero si la maestra los va a poner a jugar sin prestarles atención, que mejor se queden en casa”, expresó Silva.

“Que jueguen con la lluvia y la luz del sol, usen los libros e inventen historias, pero que no los fuercen a leer o a hacer operaciones matemáticas o, aun peor, a llevar tareas escritas a casa. Eso más bien los frustra”, añadió.

Catherine Snow, investigadora en lenguaje y alfabetización de la Universidad de Harvard, opina igual: “El kínder permite interacción de niños con adultos y con otros niños y da oportunidades de aprender más y mejor”.

Agregó que “ellos son curiosos; hacen hasta 150 preguntas al día. No pueden estar en un kínder que les quite esa curiosidad”.

Las especialistas aseguran que los menores deben estar en un lugar donde las maestras los traten con amor, que interactúen con ellos, que los pongan a participar y a hablar y que no intenten protagonizar el aprendizaje de los alumnos. “No es cierto que no pueden haber letras o números en el aula, es más, deben estar allí, pero la idea es que aprendan sin darse cuenta”, concluyó Snow.

Escenario tico. En Costa Rica, se calcula que un 63% de los niños con cuatro años y tres meses ya cumplidos asisten al nivel de preescolar.

La población de edades menores aún no está cubierta por el sistema, según el V Informe del Estado de la Educación (2013-2014) .

El Ministerio de Educación Pública (MEP) se ha propuesto ampliar al 69,5% el porcentaje de cobertura en este nivel para el 2018, además de impulsar la capacitación de los docentes y un nuevo plan de estudios, afirmó a La Nación, la ministra de esa cartera, Sonia Marta Mora, en setiembre del año pasado.