La interacción verbal ayuda al desarrollo del cerebro de los infantes

Por: Alejandra Vargas M. 9 septiembre, 2014
Según el estudio de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, la repetición de palabras ayuda a los niños a recordarlas, a aprender relaciones y a construirse una imagen del mundo. | THINKSTOCKPHOTOS.COM PARA LN
Según el estudio de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, la repetición de palabras ayuda a los niños a recordarlas, a aprender relaciones y a construirse una imagen del mundo. | THINKSTOCKPHOTOS.COM PARA LN

Hablarles directamente a los niños desde que son bebés, contribuye a que sus cerebros adquieran una mayor capacidad para procesar el lenguaje y una mejor habilidad para aprender palabras nuevas más fácilmente.

Así lo sugiere un estudio de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

Según la psicóloga y autora de la investigación, Anne Fernald, hablar directamente a los niños los ayuda a identificar pronto las reglas y el ritmo del lenguaje nativo y sienta los pilares para entender el mundo.

Se entiende por hablar directamente cuando el padre, madre, familiar o encargado mira al menor justo al rostro y logra que el niño haga lo mismo y preste atención a las expresiones faciales y los sonidos que emite.

Para la investigadora, “la repetición de palabras ayuda a los niños a recordarlas, a aprender relaciones y a construirse una imagen del mundo cuando llegan a la escuela o el colegio”.

Es por ello que la especialista urge a los padres a dedicar cada día el tiempo para hablarles, desde su nacimiento.

El reporte sugiere que los niños están desarrollando constantemente una mente “que puede conceptualizar y pensar” sobre el pasado y el futuro, pero que hay que estimular esas asociaciones.

Metodología. El trabajo de la doctora Fernald incluyó la grabación diaria de niños nacidos en el seno de familias hispanas de bajos recursos en sus ambientes familiares, en Estados Unidos.

El análisis detectó que los niños a los que sus padres les hablaron directamente más a menudo, desarrollaron una mayor capacidad lingüística y de comprensión.

Fue así como determinaron que la interacción directa tiene grandes ventajas.

Más aportes. Las investigaciones de las últimas décadas demuestran que los niños con padres de menor educación suelen tener menos habilidades lingüísticas que los que crecen en hogares con más recursos, advierte la publicación. “En algunos casos, los niños de cinco años con menores recursos muestran dos años de atraso frente a otros pequeños al entrar en el colegio”, reportó el diario El Universal, de Caracas.

Los resultados de este estudio fueron divulgados a inicios de este año en el marco de la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, en Chicago. Sin embargo, el estudio continúa a través de la iniciativa Habla conmigo .