Por: Irene Rodríguez 19 octubre, 2015

Los bebés nacidos de forma prematura estarían expuestos a mayores problemas mentales y emocionales, debido a que sus conexiones cerebrales son más débiles que las de los niños nacidos a término.

Estos son los hallazgos de una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, presentada en la reunión anual de la Asociación Mundial de Neurociencias, que se lleva a cabo en Chicago, Estados Unidos.

Para llegar a tales conclusiones, los científicos utilizaron imágenes de resonancia magnética de 58 bebés nacidos a término y las compararon con los de 76 menores nacidos al menos diez semanas antes de completar la gestación.

A los pequeños que nacieron a término se les hizo la resonancia magnética uno o dos días después del parto, mientras que a los prematuros se les hizo dos días después de su fecha ideal de llegada al mundo.

Los científicos hallaron que algunas conexiones clave relacionadas con la atención, comunicación y emociones eran más débiles en los prematuros. Esto podría explicar por qué estos bebés tienen mayor riesgo de desórdenes emocionales en el futuro.

Los bebés prematuros también presentan más bajo peso, más debilidad y menor desarrollo de sus órganos. | ARCHIVO
Los bebés prematuros también presentan más bajo peso, más debilidad y menor desarrollo de sus órganos. | ARCHIVO

“Encontramos diferencias significativas en los circuitos cerebrales. Había anomalías en quienes nacieron antes de tiempo”, declaró, en un comunicado de prensa, Cynthia Rogers, psiquiatra infantil y una de las investigadoras.

El documento recalca que hacen falta más estudios con poblaciones mayores para confirmar los resultados. Los investigadores ya trabajan en futuros proyectos para ampliar los datos obtenidos en esta primera fase.