Hongos, daños en las encías y en el estómago son algunos riesgos

 26 febrero, 2016
Comerse las uñas compromete su salud
Comerse las uñas compromete su salud

Las uñas cumplen una función vital en nuestro cuerpo y superan lo estético. Estas protegen los extremos sensibles de los dedos y proporcionan apoyo para llevar a cabo acciones como tomar objetos o rascar.

Sin embargo, existen muchas personas que, consciente o inconscientemente, dañan sus uñas al morderlas, ya sea para comerlas o botarlas.

Además del deterioro que causan en las uñas en sí, existen otras secuelas serias, entre ellas, infecciones, hongos, daños en el sistema digestivo, deformación en dedos y problemas dentales.

tabla
Los especialistas coinciden en que muchos de estos riesgos son doblemente peligrosos en pacientes diabéticos, pues ellos poseen menos defensas para atacar cualquier amenaza a la salud y son mucho más susceptibles de contraer infecciones.

Para corregir el hábito de comerse o morderse las uñas, los médicos insisten en que lo principal es buscar qué causa esa compulsión. Esta podría deberse a ansiedad, nervios u otro tipo de trastorno emocional.

Higiene. Mantener las uñas en buen estado resulta fundamental para el bienestar de las personas.

En esta parte del cuerpo se alojan miles de gérmenes que pueden causar enfermedades. Los microorganismos ingresan en ellas al realizar actividades como teclear, lavar platos, preparar alimentos, sacar las bolsas de la basura o ir al baño.

Por eso, el dermatólogo Mario Delgado insiste en la necesidad de lavar las uñas con agua y suficiente jabón (preferiblemente neutro), utilizar un cepillo especial o de dientes para limpiarlas y procurar secarlas muy bien.