16 septiembre, 2016

París. AFP. Por primera vez, científicos ingleses y alemanes lograron reproducir ratones fertilizando una célula que no era un óvulo, lo cual abre nuevas perspectivas en materia de reproducción asistida.

“Se pensaba que solo un ovocito era capaz de reprogramar el esperma para lanzar el desarrollo del embrión. Es la primera vez que se obtiene un desarrollo que llega a término inyectando esperma directamente en los embriones”, destacó Tony Perry, principal autor del estudio publicado en la revista Nature.

El “embrión” utilizado es una forma muy particular y artificial. Se obtiene estimulando químicamente un óvulo para que inicie el proceso de división celular sin que intervengan los espermatozoides.

Al inyectar esperma en estas células, denominadas partenotes, los investigadores lograron hacer nacer ratones en un 24% de los casos. Estos pequeños roedores se convirtieron en adultos fértiles y tuvieron una esperanza de vida normal.

Esta investigación ayuda a una mejor comprensión de los mecanismos de reproducción de los mamíferos y abre nuevas perspectivas en materia de reproducción asistida.

Los investigadores de la Universidad de Bath en Gran Bretaña y de Regensburg en Alemania, consideran posible incluso que algún día se pueda prescindir de los óvulos para la reproducción.

Nueva puerta. “Es un artículo muy interesante y una proeza técnica”, dijo Robin Lovell-Badge, biólogo británico especializado en genética de células madre. Él no fue parte del estudio.

“Estoy seguro de que esto nos enseñará cosas importantes sobre la reprogramación (celular) en los primeros estados de desarrollo esenciales en materia de tratamiento de la fertilidad”, opinó Lovell-Badge, del Francis Crick Institute de Londres.

Este trabajo logró demostrar que la activación del genoma paterno contenido en el semen, que desencadena la formación del embrión, “puede hacerse en un estado más tardío que lo inicialmente previsto, no solo en el ovocito”, observó la investigadora francesa Marie-Hélène Verlhac.

En el futuro se podrá recurrir también a los partenotes en la reproducción asistida, lo cual permitiría depender menos de los ovocitos, cuya colecta es una operación muy ardua. Es decir, esta investigación podría abrir puertas hacia la reproducción de padres hombres homosexuales o de una pareja heterosexual infértil.

Aunque de momento se tenga que partir de un ovocito para fabricar este partenote o embrión virgen, más adelante se podrá prescindir de él, produciéndolas por ejemplo a partir de células de la piel, adelantó Perry.

Eso sí, estos resultados presentan inconvenientes éticos, admitió por su parte Perry.

En efecto, uno de los argumentos adelantados para justificar la utilización de partenotes como fuente de células madre en el ser humano, es el hecho de que esos embriones no eran viables.