Diez proteínas serían clave para determinar riesgo de desarrollar trastorno

Por: Irene Rodríguez 10 julio, 2014
cifras

54,4%

Porcentaje de personas con demencia que tienen alzhéimer. Esta es la demencia más común en Costa Rica y el mundo.

10.000

Número estimado de familias nacionales que tienen miembros con demencia. Faltan estudios para corroborar dato.

42,7%

Porcentaje de pacientes costarricenses con demencia que son cuidados por sus hijos; el 23,2% son cuidados por su pareja.

Científicos del King’s College de Londres están cada vez más cerca de desarrollar una prueba de detección temprana para el alzhéimer, que constaría solo de un examen de sangre.

El estudio, publicado en la revista Alzheimer's & Dementia, señala que en nuestra sangre hay diez proteínas clave que determinarían si una persona está en los inicios de este trastorno, caracterizado por la pérdida progresiva de la memoria.

“El alzhéimer comienza a afectar el cerebro muchos años antes de que se detecte. Muchos ensayos clínicos en busca de medicamentos fracasan porque para cuando los pacientes reciben el fármaco, el cerebro ya ha sido afectado”, comentó en un comunicado de prensa Simon Lovestone, uno de los investigadores principales de este trabajo.

“Un simple examen de sangre podría ayudarnos a identificar pacientes en una etapa mucho más cercana, cuando aún no hay síntomas, de esta forma, los tratamientos que se estudian podrían ser más eficaces. Aún no hay fecha para esta prueba porque queremos hacer otro estudio con más personas, pero ya sabemos hacia dónde caminar”, añadió el especialista.

Tras la solución. Este resultado fue la culminación de un proceso que demoró más de tres años.

En una primera etapa, los científicos tomaron tres estudios internacionales sobre la enfermedad de Alzheimer y sus manifestaciones.

Luego, fueron reclutados 1.148 adultos mayores: 476 con alzhéimer, otros 220 con algún deterioro cognitivo leve –que en ocasiones es antesala de este mal–, y 452 personas más sin ningún tipo de problemas de memoria.

A todos se les tomaron muestras de sangre y a los del primer grupo además se les hizo una resonancia magnética en el cerebro.

Los científicos buscaron 26 proteínas que anteriormente habían sido asociadas con el alzhéimer. Tras realizar los análisis, los investigadores notaron que 16 de ellas estaban asociadas directamente con la reducción de la capacidad cerebral, tanto por el alzhéimer como por un deterioro cognitivo.

Más adelante, se hizo otra serie de exámenes para establecer cuáles de estas proteínas podrían predecir el paso del deterioro cognitivo al alzhéimer.

Así, se identificaron diez proteínas que determinan si las personas con deterioro cognitivo llegarán o no a padecer la enfermedad.

El grado de precisión registrado fue de un 87%.

A futuro. Los investigadores señalan que, aunque falten todavía más estudios, buscan desde ahora una compañía privada interesada en patentar este test.

“Esto sería de gran ayuda para la investigación de nuevos fármacos, porque podrían enrolarse en ensayos clínicos a personas que tienen riesgo de desarrollar alzhéimer, para ver si un medicamento funciona o no”, destacó en un comunicado de prensa Eric Karran, miembro del grupo investigador.

El examen de sangre analizaría la presencia de diez proteínas que son clave para un eventual desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Esto ayudaría a que se puedan hacer pruebas de medicamentos que evitan o alivien los síntomas de este trastorno neurodegenerativo. | FOTOGRAFÍA CON FINES ILUSTRATIVOS/ ARCHIVO.
El examen de sangre analizaría la presencia de diez proteínas que son clave para un eventual desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Esto ayudaría a que se puedan hacer pruebas de medicamentos que evitan o alivien los síntomas de este trastorno neurodegenerativo. | FOTOGRAFÍA CON FINES ILUSTRATIVOS/ ARCHIVO.

De esta forma, se estaría ayudando a combatir un problema que ataca a más de 50 millones de personas en el mundo, entre esas unos 25.000 costarricenses.

Como reto, los especialistas consideran vital derribar mitos, especialmente el creer que una pérdida de la memoria forma parte normal del envejecimiento.

En Costa Rica, un estudio con 2.185 usuarios de la Clínica de la Memoria, del Hospital Nacional de Geriatría, realizado entre 2007 y 2013, encontró que seis de cada 10 de esos adultos mayores buscó ayuda cuando ya era muy tarde para revertir el problema.

El 65,5% de las personas ya tenían demencia cuando acudieron por atención, una condición caracterizada por pérdida de la memoria y otras áreas mentales, que les impide desarrollar actividades cotidianas y les resta capacidad para valerse por sí mismos.

“Los que están con una condición moderada y severa ya no se estimulan, no es tan fácil porque su pérdida cognitiva y para desarrollar actividades, es mayor. Nosotros tratamos deterioros leves y moderados”, explicó Luis Emilio Corrales, psicólogo clínico de ese centro especializado.