Expertos explican que al padecerlo el cuerpo ‘se protege’ de nuevo contagio

Por: Irene Rodríguez 4 julio, 2014

Los síntomas y secuelas del virus de chikungunya pueden ser más graves que los del dengue, pero al menos esta enfermedad ataca una sola vez. La genética de este virus hace que, al contagiarse, el organismo genere anticuerpos, con lo cual evita volver a infectarse.

Especialistas reunidos en un foro en la Universidad de Costa Rica (UCR) explicaron que el virus solo tiene un serotipo (variante) con tres genotipos (subvariantes).

Esto quiere decir que si cualquier subvariante ingresa en su cuerpo, lo protegerá contra las otras dos. Sin embargo, la agresividad de este mal es tal, que los dolores articulares que causa podrían dejarlo incapacitado hasta por tres años.

“No es una enfermedad peligrosa para morir, pero el cuadro clínico (síntomas) es muy grave y dura mucho”, afirmó ayer en el evento la microbióloga Eugenia Corrales.

De cuidado. El chikungunya es transmitido por los zancudos Aedes aegypti y Aedes albopictus , los mismos que contagian el dengue, pero la sintomatología y evolución del nuevo virus son muy distintos.

Cerca del 18% de las personas infectadas no presentan síntomas, pero a quienes sí les sucede, pueden pasar meses, incluso años, sin realizar actividades básicas.

“No hay fármacos puntuales ni vacuna y eso hace que se concentren en bajar fiebre y dolor”, comentó Corrales.

En su primera etapa –fase aguda–, el mal ocasiona fiebre súbita superior a 39 °C, dolores musculares y encorvamientos, náuseas, vómitos, conjuntivitis y sarpullido.

El chikunguña es transmitido por el mosquito Aedes aegypti , el mismo del dengue; no obstante, son males muy distintos. | ARCHIVO.
El chikunguña es transmitido por el mosquito Aedes aegypti , el mismo del dengue; no obstante, son males muy distintos. | ARCHIVO.

Esto se puede extender de siete a 10 días. Luego, algunas personas retornan a la normalidad.

Hay más... El 80% de los pacientes pueden tener, durante los siguientes tres meses, una continuación del virus: la etapa subaguda.

En ese lapso, el dolor aumenta y puede acompañarse de lesiones en músculos y articulaciones.

Y eso no es todo. El 50% de quienes llegan a la fase subaguda pueden desarrollar la fase crónica, que toma de 10 meses a tres años y causa lesiones destructivas en articulaciones, más dolor y depresión.

En las últimas dos fases, el trabajo de las Clínicas del Dolor adquiere un rol vital, pues se requieren de medicamentos más fuertes.

Xiomara Badilla, jefa de Epidemiología de la Caja Costarricense de Seguro Social, dijo que también hay riesgo si las personas se automedican pues, al no tener la guía óptima, habría más problemas.

¿Cómo prevenirlo? La medida principal es eliminar todo criadero donde la hembra del Aedes aegypti pueda depositar sus huevecillos.

Erradicar esos puntos debe ser una tarea de toda la comunidad, pues una de las características de estos zancudos es que pueden volar hasta donde encuentren alimento (sangre), una vez que han colocado sus huevecillos en el agua.

Por eso, es necesario quitar llantas, botellas y recipientes que acumulen agua de lluvia; no llenar floreros con agua, sino con arena o tierra; mantener limpias las canoas de su casa y participar en los programas de su comunidad.