Sesiones incluyen medicina, nutrición, terapia respiratoria y psicología

Por: Irene Rodríguez 11 febrero, 2015

Rebeca Orozco fumó durante 35 años. Hace siete meses dejó de hacerlo, pero no pudo sola. Ella tuvo que acudir a profesionales para poder dejar este vicio.

Fue así como llegó a la Clínica de Cesación de Fumado que funciona en el Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia.

Allí recibió apoyo de una doctora, una enfermera, una terapeuta respiratoria, además de consejería en psicología y nutrición. Quienes lo requieren, también reciben los medicamentos necesarios durante su proceso en la clínica.

Se trata de sesiones grupales durante 10 semanas y luego citas de seguimiento al mes, a los tres meses, seis meses y al año.

“Me dio por comer mucho, sobre todo dulces, el azúcar (en la sangre) se me subió mucho. Toda la ansiedad de no fumar se me transformó en querer comer, sobre todo en las noches. En la clínica también me ayudaron mucho con eso”, comentó esta herediana.

En la actualidad, diez hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) brindan este tipo de atención y otros cuatro están en el proceso final para darle forma a su clínica, por lo que estarían operando antes de que termine este año.

Rebeca Orozco, Alonso López y Andrey Carvajal dejaron de fumar gracias a la clínica del Hospital San Vicente de Paúl en Heredia. Insisten en que ha sido un proceso difícil, pero ahora se sienten mejor. | LUIS NAVARRO
Rebeca Orozco, Alonso López y Andrey Carvajal dejaron de fumar gracias a la clínica del Hospital San Vicente de Paúl en Heredia. Insisten en que ha sido un proceso difícil, pero ahora se sienten mejor. | LUIS NAVARRO

“Se busca que sean grupos pequeños, de unas 15 o 16 personas máximo para poder darles buena atención. La idea es que cada centro médico haga unos cuatro grupos al año”, manifestó Luis Bernardo Sáenz, coordinador del Proyecto de Atención Integral del Cáncer de la CCSS.

“El que la gente tenga opciones para dejar de fumar es muy importante, hay que recordar que el tabaquismo es causante, no solo de cáncer de pulmón, sino de 25 enfermedades”, añadió.

Vicio común. En el 2014, estas clínicas que ayudan a dejar el fumado, beneficiaron a 840 personas. La meta es que atiendan al menos a 2.000 personas cada año.

En Costa Rica, el 14,2% de la población es fumadora, según un estudio realizado por la Caja en el 2011. En promedio, este hábito se inicia a los 17,5 años y se intensifica en los siguientes.

El grupo de edad con más fumadores es de 20 a 39 años, con un 16,2% de prevalencia. El 64,5% de quienes fuman, lo hacen todos los días, especialmente los hombres: un 67,3% lo hace diariamente, según los datos de la CCSS.

Casi todos los fumadores ticos (98,4%) prefieren cigarrillos; solo el 2,1% dijo fumar puros.

El Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) indicó que, de los ticos que desean dejar de fumar, solo el 45% de los hombres y el 40% de las mujeres lo consiguen definitivamente.