Menor tenía vías respiratorias obstruidas; sin cirugía habría muerto minutos después de alumbramiento

 13 abril, 2015

Durante su embarazo, una mujer de 17 años, vecina de Pérez Zeledón, supo que su bebé tenía serios problemas en sus vías respiratorias: una obstrucción de la vía aérea le impediría respirar por sí mismo después de nacer.

La solución se encontró de la mano de especialistas del Hospital Calderón Guardia y el Hospital Nacional de Niños. Ellos realizaron en conjunto, por segunda vez en el país, una técnica llamada tratamiento intraparto exútero (EXIT, por sus siglas en inglés).

El procedimiento consiste en hacer una traqueostomía al menor intubarle justo en el momento de nacer, para que reciba aire por otra fuente, lo que le permitiría vivir y esperar una cirugía para corregir el problema en sus vías aéreas.

No se trata de un procedimiento sencillo, pues una vez que nace un niño solo recibe aire a través del cordón umbilical y la placenta los primeros cinco minutos de vida; luego de eso debe respirar por sí mismo. Entonces, se contaba con menos de cinco minutos para toda la técnica.

El caso fue complicado, pues, aunque se programó fecha de cesárea, la mujer entró en labor de parto antes y se tuvo que actuar de emergencia.

Danilo Medina, jefe de Ginecología del Hospital Calderón Guardia, explica el procedimiento hecho a la menor. | JONATHAN JIMÉNEZ
Danilo Medina, jefe de Ginecología del Hospital Calderón Guardia, explica el procedimiento hecho a la menor. | JONATHAN JIMÉNEZ

Los médicos determinaron que la obstrucción estaba en toda la laringe, con lo que no se podía intubar, entonces la traqueostomía (orificio en la garganta para permitir la respiración) fue mayor. Una vez hecho este orificio, se cortó el cordón umbilical.

De este procedimiento participaron neonatólogos y anestesiólogos del Hospital Calderón Guardia y especialistas de otorrinolaringología del Hospital Nacional de Niños.

El mismo día de la operación el menor fue trasladado al Hospital de Niños para corregir su problema. Hoy, más de un mes después, el bebé ya se encuentra bien de salud en su casa en Pérez Zeledón.

Esta es la segunda vez que ambos especialistas realizan un procedimiento EXIT. La primera vez se hizo en una niña que nació con un tumor linfático que le presionaba parte de su cara y le hubiera impedido respirar.

Los especialistas recalcaron que estas intervenciones son muy raras en el mundo; solo se hacen cuando están comprometidas las vías respiratorias del bebé.