Expertos hacen énfasis en necesidad de comidas sanas y ejercicios regulares

Por: Irene Rodríguez 2 noviembre, 2014
Las personas con diabetes deben medir sus niveles de insulina en la sangre con este aparato llamado glucómetro. | ARCHIVO
Las personas con diabetes deben medir sus niveles de insulina en la sangre con este aparato llamado glucómetro. | ARCHIVO

Una persona con obesidad podría bajar el riesgo de padecer diabetes en un 80% con solo bajar de peso.

Esta es la conclusión de una investigación del King’s College de Londres con 2.167 adultos obesos. Ese trabajo fue publicado en la revista médica The Lancet Diabetes & Endocrinology.

La diabetes tipo 2 es un trastorno crónico que impide al cuerpo procesar el exceso de insulina, por lo que la glucosa permanece en la sangre. Si la situación no es controlada, con el tiempo puede dañar órganos como los riñones y el corazón, así como las retinas.

Normalmente, esta enfermedad se asocia con obesidad, inactividad física y el consumo excesivo de grasas y azúcares.

Todos los participantes del estudio estaban en lista de cirugía para bajar de peso o sometidos a un régimen de dieta y ejercicio con el fin de perder kilos de más.

Cada uno de los participantes fue emparejado con una persona de su mismo índice de masa corporal (relación entre peso y estatura), edad, sexo y nivel de azúcar en la sangre, pero que no estuviera en un plan para bajar de peso.

Los investigadores le dieron seguimiento a los pacientes durante casi ocho años.

Resultados. Durante el análisis de los participantes se dieron 38 diagnósticos de personas sometidas a una cirugía para bajar de peso o que habían conseguido su peso ideal tras dietas y ejercicios. Mientras tanto, en el grupo de control se detectaron 177 casos.

“Nuestros resultados sugieren que la cirugía bariátrica puede ser un buen método para prevenir la diabetes en personas con obesidad mórbida, y, en casos menos serios, un buen régimen de dieta y ejercicio puede lograr el mismo efecto”, manifestó, en un comunicado de prensa, Martin Gulliford, uno de los investigadores.

“Sin embargo, debemos entender cómo funcionan estas cirugías y cómo pueden usarse porque estas personas también deben ser apoyadas para que aumenten su nivel de actividad física y la alimentación saludable. De lo contrario, podrían volver atrás”, agregó.

En Costa Rica, el estudio podría ser muy provechoso. Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que el 62% de los adultos tienen sobrepeso u obesidad, y el 10,5% diabetes tipo 2.