Por: Debbie Ponchner 12 mayo, 2014

Para nadie es un secreto que para llevar una vida saludable hay que ejercitarse. Sin embargo, si le faltaban incentivos para ponerse las tenis y hacer un poco de ejercicio aeróbico, un nuevo estudio tiene la evidencia para hacerla moverse.

Según la investigación, realizada en un grupo de más de 32.000 mujeres australianas, después de los 30 años, el factor de riesgo que pesa más en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular en las mujeres es el sendentarismo.

Más que la obesidad, más que el fumado, más que la hipertensión: la falta de actividad física es la responsable de cerca de 2.000 muertes de mujeres en Australia al año.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores, liderados por Wendy Brown, de la Universidad de Queensland, calcularon la prevalencia de los cuatro factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular (obesidad, hipertensión, fumado y sendentarismo) en unas 32.000 mujeres que participan en un gran estudio longitudinal sobre salud femenina.

Las voluntarias están divididas en tres generaciones: las nacidas entre 1921 y 1926, 1946 a 1951 y 1973 a 1978.

El estudio ha monitoreado su salud desde 1996.

Según sus hallazgos, publicados en la revista British Journal of Sports and Medicine , en las mujeres menores de 30 años el factor de riesgo que más pesa en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular es el fumado.

Sin embargo, después de pasar las tres décadas, sin lugar a dudas, el factor que más pesa es el sendentarismo.

Los científicos concluyen en que es necesario hacer más énfasis en la necesidad de llevar una vida activa.

Ellos exponen en su reporte que se ha invertido mucho esfuerzo en campañas para que las personas coman saludablemente y mantengan un peso ideal, pero que parece ser más necesario construir mensajes que lleven a la población –en especial a las mujeres– a ejercitarse más.

Para evitar la enfermedad cardiovascular, es necesario realizar, al menos, 150 minutos de actividad moderada a la semana. No es difícil, basta con salir a caminar o correr.

Así que ya lo sabe, si usted tiene más de 30 años, no espere un día más; por el bien de su corazón, póngase las tenis y anímese a sudar un poco.