8 agosto, 2014
El consumo de aspirina también tiene efectos secundarios. | ARCHIVO.
El consumo de aspirina también tiene efectos secundarios. | ARCHIVO.

Londres. EFE. Tomar una aspirina diaria durante una década podría reducir las posibilidades de padecer cáncer de estómago e intestino o de morir a causa de esas enfermedades, según los hallazgos de un estudio divulgado esta semana.

El trabajo desarrollado por expertos de la Universidad Queen Mary, de Londres, fue publicado en la publicación médica Annals of Oncology . Entre sus conclusiones destaca que, si todas las personas de más de 50 años en el Reino Unido tomaran ese fármaco durante un lapso de 10 años, podrían prevenirse 122.000 muertes por los citados cánceres a lo largo de dos décadas.

No obstante, los científicos también alertan que el consumo de aspirina puede ocasionar efectos secundarios que no pueden ser ignorados, como sangrado interno, por lo que antes de tomarlo se debe consultar con un médico.

Para llegar a esos resultados, los investigadores analizaron unos 200 estudios sobre los beneficios y perjuicios de este medicamento, un asunto de continuo debate entre especialistas.

Entonces, encontraron que ese fármaco reduce entre un 30% y un 40% el número de casos y de muertes por cáncer de intestino, estómago y esófago.

En cambio, no lograron evidencias tan sólidas que pudieran corroborar que la aspirina pueda disminuir además muertes por cáncer de pecho, próstata y pulmón.

El ensayo de la londinense Universidad Queen Mary precisó que las personas deben tomar aspirina durante al menos un periodo de cinco años para poder notar algunos beneficios.

El responsable del citado estudio, Jack Cuzick, instó a todas las personas sanas, mayores de 50 años, a considerar tomar una pequeña dosis (de 75 mg) de aspirina diaria durante una década.

“Al tiempo que hay algunos efectos secundarios graves que no pueden ignorarse, tomar aspirina a diario parece ser lo más importante que podemos hacer para reducir el cáncer después de dejar de fumar y reducir la obesidad, y probablemente será mucho más fácil de implementar”, señaló Cuzick, quien la toma desde hace cuatro años.

Los investigadores encontraron beneficios continuados incluso en casos en los que las personas dejaron de tomar el fármaco.

Etiquetado como: