Por: Irene Rodríguez 14 abril, 2015

Los adultos mayores que se mantienen activos mediante alguna labor manual como la pintura, o participan en alguna actividad artística como bailar, hacer teatro o cantar y, además, llevan una vida social activa, tendrán un cerebro mucho más fortalecido.

Esto evitaría o retardaría los problemas de memoria que son comunes en muchas personas de edad. Estos mismos resultados se dan en gente que pasa en contacto con computadoras.

Tales conclusiones obtuvo una investigación de la Clínica Mayo, publicada en la revista Neurology .

“Participar en estas actividades tiene beneficios de largo plazo en la función del pensamiento”, expresó Rosebud Roberts, una de las autoras del estudio.

El estar en contacto con un arte potencia el cerebro. | ARCHIVO
El estar en contacto con un arte potencia el cerebro. | ARCHIVO

¿Cómo se hizo? Los investigadores reclutaron a 256 adultos de 85 años o más y les dieron seguimiento durante cuatro años. El 48% desarrolló demencia leve.

Los científicos vieron que quienes se involucraban en quehaceres artísticos, a lo largo de su mediana edad y su edad avanzada, tuvieron 73% menos posibilidades de sufrir demencia leve.

Además, las personas que participaron en manualidades y actividades sociales tuvieron cerca de la mitad de probabilidades de experimentar demencia leve. Los investigadores encontraron que el resultado fue el mismo para quienes utilizaron computadoras en la edad avanzada.

“Es posible que los adultos con más agudeza mental hayan sido más propensos a buscar estas actividades en un principio, pero nunca es tarde para empezar”, concluyó Roberts.