Medicamento sirve contra otro tipo de dolores, pero no para el de espalda baja

Por: Irene Rodríguez 24 julio, 2014

El consumo de acetaminofén o paracetamol, como el remedio más común contra el dolor de espalda baja, es tan ineficaz como una pastilla de azúcar.

Esta es la conclusión de un estudio realizado con 1.652 personas con dolor agudo de espalda, de 235 servicios de salud de Australia, que fue publicado en la revista médica británica The Lancet .

Según el reporte, aunque el analgésico sí funciona contra otros tipos de dolores, no lo hace contra el lumbar.

Esto se da independientemente de si el dolor es agudo (solamente de unas horas o un par de días tras realizar un esfuerzo o haberse golpeado) o crónico (cuando la persona lleva años de sentir dolor por alguna lesión o enfermedad).

Lo más preocupante, según los autores de la investigación, es que esto limita las posibilidades de la persona de llevar a cabo sus actividades cotidianas, dormir y tener una buena calidad de vida.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirman que el 10% de la población adulta sufre de estas molestias y que ese malestar es de las causas de incapacidad laboral más comunes.

También, un estudio en la revista British Medical Journal alerta de este problema. En este se expone que, todos los años, más de seis millones de personas reciben órdenes de incapacidad por este motivo, lo que constituye un tercio de los permisos por lesiones.

El dolor de espalda es la tercera causa de incapacidad laboral en el mundo. El 10% de las personas en edad laboral manifiesta sufrir estos dolores en forma crónica. | ARCHIVO
El dolor de espalda es la tercera causa de incapacidad laboral en el mundo. El 10% de las personas en edad laboral manifiesta sufrir estos dolores en forma crónica. | ARCHIVO

La investigación. Para llegar a estas conclusiones, los científicos dividieron a los participantes en tres grupos: a uno se le dio la dosis regular de acetaminofén tres veces al día, durante cuatro semanas (3.990 mg diarios).

Al segundo grupo se le suministró un máximo de 4.000 mg diarios de acetaminofén, cada vez que ellos solicitaban una dosis y, al tercer grupo, se le recetó un placebo.

Al analizar los resultados, los investigadores concluyeron que el tiempo medio de alivio del dolor en las personas que tomaron paracetamol fue de 17 días. Quienes consumieron el placebo fue de 16 días.

El medicamento no registró mejorías en niveles de dolor a corto plazo, incapacidad, funciones básicas, calidad del sueño o calidad de vida.

Incluso, los efectos secundarios de las dosis fueron los mismos en todos los grupos

“Los analgésicos simples, como el paracetamol, no deben ser de importancia primaria en el manejo del dolor agudo de espalda”, manifestó en un comunicado de prensa Christopher Williams, autor principal del estudio.

“Estos resultados sugieren que tenemos que reconsiderar la recomendación universal de dar paracetamol como un tratamiento de primera línea para el dolor lumbar. Este fármaco funciona con otros dolores, pero no con el de espalda baja, y esto debe tomarse en cuenta para futuros tratamientos”, agregó el especialista.

Los investigadores piden poner atención a los principales grupos de riesgo. Los agricultores y las personas entre 35 y 65 años integran el mayor grupo de riesgo, pues transportan cargas más pesadas, trabajan en posiciones delicadas o están expuestas a vibraciones.

Los agricultores tienen cuatro veces más riesgo de males lumbares que el resto de la población.