Investigación de la UCR indicó que realizar este procedimiento más de una vez al año, debilitaría las piezas dentales

 11 agosto
La investigación de la UCR demostró que los blanqueamientos con fundas, que comúnmente se aplican en las casas, causaron una pérdida de fosfato y carbonato en las piezas dentales de los pacientes.
La investigación de la UCR demostró que los blanqueamientos con fundas, que comúnmente se aplican en las casas, causaron una pérdida de fosfato y carbonato en las piezas dentales de los pacientes.

Mostrar unos dientes blancos, a cualquier precio, es un deseo que lleva a muchos a someterse a blanqueamientos frecuentes poco saludables, en sus casas y sin la supervisión de un especialista.

Una investigación liderada por la Facultad de Odontología de la Universidad de Costa Rica (UCR) reveló que someterse a este tipo de procedimientos, por periodos prolongados, trae consigo la desmineralización del esmalte dental. Esto, además de debilitar la pieza, la expone a una serie de riesgos, incluso su pérdida.

Según explicó la doctora Tatiana Vargas Koudriatsev, profesora de esta facultad e investigadora principal del estudio, la indagación demostró que la aplicación de blanqueamientos con fundas causó una pérdida de fosfato y carbonato. Este procedimiento comúnmente se realiza en las casas y muchas veces se abusa de él.

"Vimos que al disminuirse esas moléculas, se da un aumento de la porosidad del esmalte. Esto hace que las piezas puedan estar más susceptibles al desgaste", explicó la investigadora.

El análisis también demostró que los blanqueamientos que se realizan en los consultorios, con otro tipo de técnicas, como el láser, no desmineralizan las piezas. Lo anterior podría deberse a que en estos procedimientos se aplican por pocos minutos agentes químicos que, con las fundas, permanecen por más tiempo.

Según los precios del Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica, el costo mínimo de un tratamiento con funda es de ¢110.000 y el láser se ofrece a partir de los ¢170.000.

El blanqueamiento controlado, realizado y supervisado por un odontólogo, por periodos adecuados, no representa ningún riesgo, dicen los expertos.
El blanqueamiento controlado, realizado y supervisado por un odontólogo, por periodos adecuados, no representa ningún riesgo, dicen los expertos.
Sin peligros

Si bien el blanqueamiento controlado, realizado y supervisado por un odontólogo, no representa mayor riesgo, Vargas recomendó realizarse este tipo de tratamiento solo una vez al año.

Esta recomendación la comparte la fiscala de la Junta Directiva del Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica, Erica Mora. Ella comentó que este tipo de procedimientos son relativamente nuevos, y que el mercado ofrece diferentes formas de hacerlo, aunque no necesariamente todas son correctas.

"Lo que no se debe es abusar, sí se puede hacer, siguiendo ciertas recomendaciones, pero dejar pasar al menos un año entre uno y otro blanqueamiento dental es lo fundamental, además de una serie de cuidados que son parte de un protocolo que debe aplicar el especialista a cargo", agregó la odontóloga.

Mora hizo hincapié en las siguientes recomendaciones:

Fuente: Erica Mora, fiscal de la junta directiva del Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica.
Fuente: Erica Mora, fiscal de la junta directiva del Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica.

Jazmín Rivera, quien se sometió a un blanqueamiento dental tras un tratamiento de ortodoncia, asegura que trató de cumplir con todas las recomendaciones que le hicieron y no sufrió inconvenientes ni daños.

"Fui donde un odontólogo, expliqué mi caso y él me recomendó hacérmelo mediante fundas. Primero tuve una valoración, posteriormente una limpieza y durante varias noches aplicaba este producto, que incluso tenía que mantener en refrigeración y bajo ciertos cuidados. Ahora, voy a mis citas regulares cada seis meses y en promedio una vez al año me realizo un pequeño retoque, siempre bajo la supervisión de mi dentista", relató Rivera.

Otros cuidados

La fiscal del Colegio de Cirujanos Dentistas indicó que también es necesario evitar caer en la falsa promesa de muchos productos que muestran blanqueamientos casi instantáneos y sin ninguna supervisión.

Recientemente, esta institución alertó al Ministerio de Salud sobre la venta, a través de páginas web, de blanqueamientos dentales que no cuentan con los permisos correspondientes.

El colegio recalcó que la aplicación de un blanqueador, cualquiera que sea, sin el conocimiento profesional de un dentista, puede provocar serias complicaciones.

"Los componentes de estos tratamientos pueden resultar dañinos para la salud bucodental del paciente, de no aplicarse bajo la supervisión de un odontólogo. Podrían acarrear lesiones irreversibles como afecciones en los nervios del diente, quemaduras en las encías y tejidos blandos, así como úlceras", comentó Mora.

La investigadora del estudio sostuvo que, de no seguir el protocolo correcto, el paciente también podría sufrir de manchas en sus dientes.

"En ocasiones, algunas manchas se puedan disimular con el blanqueamiento dental; sin embargo, se necesita consejo de un profesional, porque algunas manchas pueden enfatizarse más con este tratamiento. Es decir, no todas las manchas se pueden resolver con un blanqueamiento", advirtió Vargas.

Acerca del estudio

La investigación para analizar los daños producidos por los blanqueamientos dentales tardó tres años en realizarse. Se titula "Análisis molecular del esmalte dental después del tratamiento de distintos agentes de superficie".

Fue realizado mediante la colaboración de la Facultad de Odontología de la UCR, el Centro de Investigación en Ciencia e Ingeniería de Materiales (Cicima), de la Escuela de Física de la UCR (a través del especialista Óscar Andrei Herrera Sancho), así como el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales.

Se trató de un estudio in vitro, es decir, trabajó con dientes extraídos, no con piezas en la boca del paciente.