Por: Irene Rodríguez 27 abril, 2016

El licor es la droga más consumida por nuestros adolescentes. De acuerdo con la IV Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Colegiales , elaborada por el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), el 49,7% de los estudiantes de secundaria ha tomado alcohol alguna vez en su vida.

Las estadísticas también apuntan que un 34,4% de jóvenes ha bebido en el último año (consumo reciente) y un 19,5% de los muchachos mantiene un consumo activo y ha tomado en el último mes.

“Lo más llamativo es que de ese 19,5% que dijo haber tomado en el último mes, la mitad dice tomar cinco o más tragos ‘por sentada’. Eso es muy preocupante, especialmente a esas edades, donde el cerebro no ha terminado su formación y es más vulnerable a adicciones”, comentó Luis Sandí, psiquiatra especialista en adicciones y director del IAFA.

Estas cifras no distan mucho de la vista en otros países. En Estados Unidos, por ejemplo, el 22% de los jóvenes muestra un consumo activo, y en México anda cercano al 20%.

Responsabilidad. Para Hubert Sacy, director de la organización Educalcohol, el papel de los adultos es crucial para que los jóvenes tengan un consumo responsable del licor.

Durante el 2015, esta organización ofreció una serie de charlas gratuitas a unos 6.000 estudiantes. Los resultados fueron bastante satisfactorios, porque la información suministrada logró cambiar la percepción del 68% de los muchachos. Tras las actividades educativas, ellos dijeron estar más conscientes de los peligros que esto acarrea para su salud y el funcionamiento de sus neuronas.

En sus respuestas, el 90% también dijo que comprendió que hasta el consumo ocasional de alcohol podría representar algún tipo de riesgo para su desarrollo.

Por otra parte, un 55% de los estudiantes prometió que, a partir de ese momento, no tomaría ninguna bebida etílica.