Por: Irene Rodríguez 13 julio, 2014

La situación en otros países del mundo con las enfermedades crónicas es un problema mundial.

Cada año, 38 millones de personas en el mundo mueren como consecuencia de infartos, derrames cerebrales, cáncer, diabetes y enfermedades crónicas respiratorias. Esto representa el 63% de los fallecimientos.

Así lo recalca el informe Perfiles de Países en Enfermedades No Transmisibles , de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El reporte enfatiza que 14 millones perecen entre los 30 y 70 años, lo cual es considerado una muerte prematura. De ellos, el 85% viven en países en desarrollo.

“ Estas muertes prematuras son evitables con medidas que reduzcan los factores de riesgo”, sostiene el preámbulo del informe el director general adjunto de la OMS, Oleg Chestnov.

Dentro de las medidas están políticas dedicadas a una alimentación sana, a proveer espacios para un buen desarrollo de la actividad física, a prohibir el fumado en sitios públicos, y a educar a la población sobre cómo mejorar su salud.

“No veo falta de compromiso, sino una falta de capacidad para actuar, especialmente en países en desarrollo”, afirmó Margaret Chan, directora de la OMS.