Por: Irene Rodríguez 30 octubre, 2015

Los retos médicos de este 2015 han sido grandes para los profesionales en Ginecología y Obstetricia: el primer parto de sextillizos en la historia del país, dos partos de cuatrillizos, uno de trillizos y el monitoreo de los quintillizos que nacerán en febrero. A eso se suma ahora la espera simultánea de cuatro parejas de siameses.

Nunca antes, un año había mostrado tantos embarazos tan complejos en Costa Rica.

Pese a las complicaciones que puedan entrañar este tipo de embarazos, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) asegura tener el personal capacitado para traer al mundo a estos niños y definir si será posible separarlos, así como para avizorar los riesgos de la cirugía, aunque es probable que las operaciones se hagan fuera del país.

Danilo Medina, jefe de Gineco-Obstetricia del Hospital Calderón Guardia, dijo que los profesionales de ese centro médico ya han enfrentado partos complejos y el manejo de recién nacidos en condiciones difíciles.

La sextilliza Valentina González tiene cinco meses. | ARCHIVO
La sextilliza Valentina González tiene cinco meses. | ARCHIVO

El control prenatal de siameses es similar al de un embarazo de gemelos, en el que el monitoreo es constante. Se siguen de cerca para ver la evolución de los bebés y se procura llegar al menos a las 37 semanas de gestación (un embarazo a término tiene 40).

Una vez que nazcan los cuatro pares de siameses, el seguimiento será intensivo e individualizado, pues no todos los casos califican para una separación.