8 julio, 2015

Washington

El Museo Nacional de la Construcción en Washington, Estados Unidos, cuenta con una nueva atracción compuesta por un millón de burbujas de plástico transparentes y una orilla que simula una playa inclinada de color blanco.

Se trata de una gigantezca piscina de bolas y burbujas de plástico reciclables para niños y adultos que quieran disfrutar de una experiencia diferente y extravagante.

La playa fue hecha por una compañía de diseño experimental llamada Snarkitecture, según informa el sitio web de Bored Panda.

La piscina y la playa tienen espejos que dan el efecto de tener un espacio amplio.

El museo realiza cada año instalaciones interactivas para sus visitantes. En el 2014 tuvieron un enorme laberinto en el que los visitantes podían perderse.

Esta playa de plástico estará abierta hasta el 7 de setiembre del 2015.

Etiquetado como: