Las campañas de donación de cabello han sido efectivas pero se requiere el aporte ¢10.000 con cada cola para confeccionar una peluca

Por: Andrea González Mesén 20 octubre, 2014
La Feria de familias emprendedoras en Ciudad Colón en el Mercado viejo de Ciudad Colón realizaron una campaña de recolección el año anterior.
La Feria de familias emprendedoras en Ciudad Colón en el Mercado viejo de Ciudad Colón realizaron una campaña de recolección el año anterior.

Dos campañas masivas bastaron para viralizar la donación de cabello en Costa Rica, una noble acción que aporta esperanza a quienes padecen de cáncer. No obstante, desprenderse del cabello es insuficiente para concretar la fabricación de cada peluca.

Victoria Ross, representante de la Fundación Ana Ross, explicó que para hacer posible la creación de una peluca se necesita que cada donador adjunte a su contribución de cabello cerca de ¢10.000.

La razón es simple: para elaborar cada peluca se requieren entre 10 y 15 colas de cabello más unos $300.

En este último año, la Fundación ha recaudado 5.000 colas de cabello, con las cuales ha confeccionado cerca de 90 pelucas, la mayoría con recursos propios.

Fábrica de pelucas. Cuando se inició el proyecto masivo el año pasado, la expectativa era enviar las cajas con las colas de cabello al exterior, dado que la fabricación de pelucas en el país es artesanal. Sin embargo, dado el costo que implicaba la operación decidieron optar por mano de obra local.

El proceso de confección se inicia entonces en la sede de la Fundación, una casa esquinera de color beige ubicada en Paseo Colón, diagonal a la Iglesia Don Bosco.

Allí, los voluntarios seleccionan las 10 colas de 20 centímetros de largo necesarias para hacer cada peluca y las envían a una empresaria costarricense que la teje a mano. Le toma un mes el trabajo.

La Fundación asume el costo con fondos propios porque desean que la buena voluntad de quien acepta donar su cabello se traduzca en una acción concreta. Sin embargo, quieren explicar el proceso y el costo que conlleva para que las personas, además de su cabello, aporten dinero a fin de cubrir la fabricación de la peluca.

"Ya la gente empieza a donar la cola y el dinero, pero en realidad es poca", mencionó Ross.

Ross explicó que se les dificulta procesar todo el cabello donado, pues diariamente reciben en la oficina un promedio de 10 colas, además de lo que les llega a través de las distintas campañas. Por eso insisten en la posibilidad de que la gente se convierta en padrinos de la Fundación, con aportes mensuales o anuales.

Se estima que en el país unas 10.000 mujeres requieren de una peluca. En la Fundación la pueden conseguir de manera gratuita por un periodo de seis meses, prorrogable.

Este mes de octubre se conmemora la lucha contra el cáncer de mama. Precisamente este martes se realizará una recolección de cabello en las instalaciones del colegio Saint Clare, en San Diego de La Unión, entre las 8 a. m. y 12 mediodía; la primera hora será exclusiva para los estudiantes de esa institución.