Rocas son removidas mientras se habilita un corredor especial para personas con discapacidad

 21 marzo
Las dos aceras intervenidas recientemente por la municipalidad de Heredia se ubican 125 metros al norte de la iglesia del Carmen.
Las dos aceras intervenidas recientemente por la municipalidad de Heredia se ubican 125 metros al norte de la iglesia del Carmen.

Las piedras que sirvieron para construir las aceras del caso central de Heredia desde sus inicios como ciudad y que han sido removidas para hacer un corredor para personas con discapacidad, son motivo de preocupación para un grupo de vecinos.

Se trata de rocas andesitas, típicas del paisaje arquitectónico no solo en la Ciudad de las Flores, sino en las distintas provincias costarricenses desde el siglo pasado, donde también adornaban muros y columnas.

Durante las últimas dos semanas, el municipio herediano trabaja en la remoción de algunos de estos ejemplares en dos aceras del casco central de la provincia, 125 metros al norte de la iglesia del Carmen. Este acto causó polémica entre los pobladores, quienes aseguran que se trata de una vieja disputa.

Un conflicto de años

En el 2012, cuando el ayuntamiento empezó a retirar las primeras piedras de este tipo para acondicionar las aceras a personas con capacidades especiales, los habitantes manifestaron su inquietud. Argumentaron que no sabían cuál sería el paradero de estas piezas, las cuales consideran parte de su historia.

Entonces, el Concejo Municipal de turno declaró las rocas de interés histórico para los heredianos y acordó, con un grupo de dirigentes comunales, que cada pieza que se retirara volvería a su sitio.

Sin embargo, los habitantes alegan que tal acuerdo no se cumplió. Así lo manifestó, por ejemplo, Manrique Álvarez, uno de los vecinos que ha formado parte del proceso desde el inicio.

Se trata de rocas andesitas, que engalanaban el paisaje urbano en aceras y muros del siglo pasado.
Se trata de rocas andesitas, que engalanaban el paisaje urbano en aceras y muros del siglo pasado.

"El acuerdo fue que las piedras se reintegraran completamente, pero lo que están haciendo es que están colocando un ladrillo táctil, más cemento y, adicionalmente, las piedras. O sea, que no son estas las que predominan en las aceras, sino que las colocan como parte de una nueva estructura", comentó Álvarez.

El lugareño enfatizó que se trata de piezas de gran arraigo para los heredianos, pues remiten a la Costa Rica de antaño y a una tradición en desuso, como la de los picapedreros.

Asimismo, dijo que, hasta la fecha, el ayuntamiento no ha mostrado a los pobladores un inventario de las rocas removidas.

En custodia municipal

Lorelly Marín, directora de inversión pública de la municipalidad de Heredia, aclaró que todas las piezas están en un plantel municipal.

En ese sitio, cuando se echó a andar el proyecto del corredor accesible, ya había piedras que se habían retirado, por otras circunstancias, en administraciones municipales anteriores.

"De esas no puedo darle detalle, pero sí de las que se retiraron en el 2012 y de las que se quitan actualmente", explicó.

Las piedras se vuelven a colocar como parte del corredor inclusivo que construye la municipalidad en el cantón central de Heredia.
Las piedras se vuelven a colocar como parte del corredor inclusivo que construye la municipalidad en el cantón central de Heredia.

Un informe de la auditoria interna municipal del 29 de julio del 2013 contabilizó 1.610 piedras, y este martes 21 de marzo, el saldo era de 1.120.

Según Marín, de las piezas que han sido removidas durante el proyecto del corredor accesible, todas han regresado a su sitio y lo mismo se hará con las pertenecientes a las dos aceras que se intervienen esta semana.

En cuanto a las rocas que ya se encontraban en el plantel antes del 2012, la funcionaria indicó que estas se han colocado en distintos sitios de interés patrimonial para los heredianos.

"Se han reintegrado en algunas edificaciones declaradas patrimonio. Por ejemplo, en un área externa de la casa Domingo González, así como en un área verde de la casona La Perla, en Mercedes, donde está el nuevo campo ferial de Heredia", explicó Marín.

El pasaje para personas con discapacidad también se habilita en aceras donde no hay piedras andesitas.
El pasaje para personas con discapacidad también se habilita en aceras donde no hay piedras andesitas.

Por su parte, el alcalde de Heredia, José Manuel Ulate, comentó que aunque se trata de rocas de gran apego entre los vecinos, no se puede frenar la iniciativa que beneficiará a las personas con discapacidad.

"Todos queremos esas piedras, pero la población no vidente, los adultos mayores, la gente que usa silla de ruedas y hasta las mamás con coches necesitan un paso más inclusivo y eso es lo que tratamos de hacer", concluyó Ulate.