Diseño representa las características geológicas del territorio nacional

Por: Andrea Solano B. 9 julio, 2013

El movimiento de las placas de la corteza terrestre, el cual provoca la abundante actividad sísmica en Costa Rica, inspiró el diseño arquitectónico del nuevo edificio del Colegio de Geólogos de Costa Rica.

El inmueble, de tres plantas, fue inaugurado recientemente en barrio San Cayetano, en San José.

“Este es un diseño exclusivo que vino a dar un toque de modernidad a este barrio y está relacionado con nuestra profesión, pues emula la condición tectónica de Costa Rica”, explicó la presidenta del Colegio de Geólogos, Enid Gamboa.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Esteban Castro, del estudio Aarcano Arquitectura y consiste en tres bloques superpuestos que simulan el desplazamiento de grandes porciones de la corteza terrestre, como producto del fallamiento activo.

La inauguración del edificio que aloja el Colegio de Geólogos de Costa Rica se dio en el marco de la celebración del 40 aniversario de dicha institución. Actualmente, el Colegio agrupa a 269 profesionales activos. | MARCELA BERTOZZI
La inauguración del edificio que aloja el Colegio de Geólogos de Costa Rica se dio en el marco de la celebración del 40 aniversario de dicha institución. Actualmente, el Colegio agrupa a 269 profesionales activos. | MARCELA BERTOZZI

“La idea era representar los procesos geológicos que han formado nuestro territorio. Cada uno de los tres niveles es independiente y tiene un uso específico, pero están relacionados entre sí a través del vacío central del edificio”, explicó el arquitecto.

El inmueble está dotado de un auditorio con capacidad para 175 personas, servicios sanitarios, oficinas, áreas de capacitación, biblioteca, sala de sesiones para la Junta Directiva, áreas abiertas para eventos y parqueo, entre otros.

Según el arquitecto, el edificio facilita la ventilación cruzada y la iluminación a partir de luz natural. El diseño también admite posibles ampliaciones futuras.

El Colegio de Geólogos agrupa 269 profesionales activos –194 hombres y 75 mujeres– en especialidades como Vulcanología, Sismología, Minería y Geotecnia.