23 septiembre, 2015

Moscú

Cada vez más osos hambrientos, que no logran encontrar comida por culpa de la sequía y los incendios que arrasaron Siberia durante el verano, salen de los bosques en busca de alimentos, acercándose a las localidades próximas.

Las bayas y las avellanas, principal alimento de los osos pardos siberianos, fueron destruidas por la sequía y por los incendios de los bosques
Las bayas y las avellanas, principal alimento de los osos pardos siberianos, fueron destruidas por la sequía y por los incendios de los bosques

"Desde hace 15 días, hemos registrado diez casos de osos hambrientos llegados a las inmediaciones de los pueblos en la región de Irkutsk", señaló el miércoles a AFP el inspector del Servicio Regional de Protección y Explotación de la Fauna, Alexandre Kaiankine.

Las bayas y las avellanas, principal alimento de los osos pardos siberianos, fueron destruidas por la sequía y por los incendios de los bosques que arrasaron este verano más de 2.000 kilómetros cuadrados de taiga siberiana y recubrieron de un espeso humo el lago Baikal, la mayor reserva de agua natural del planeta.

"En un pueblo del distrito de Angarks, cerca de Irkutsk, un viejo oso fue sorprendido por los habitantes buscando comida en los cubos de basura y fue abatido allí mismo", indicó el responsable.

Según Kaiankine, se han avistado osos hambrientos o huellas suyas cerca de pueblos en los cuatro distritos de la región de Irkutsk, donde viven al menos 13.000 de ellos.

Etiquetado como: