Variables de salud, ecología, nivel de vida y educación mejoran satisfacción.

Por: Irene Rodríguez 9 julio, 2015
El piscinazo en la Fuente de la Hispanidad fue la forma que algunos encontraron para celebrar la victoria. | MELISSA FERNÁNDEZ
El piscinazo en la Fuente de la Hispanidad fue la forma que algunos encontraron para celebrar la victoria. | MELISSA FERNÁNDEZ

San José

¿Cuan feliz es el tico? El primer estudio de felicidad interna bruta (FIB) realizado en Costa Rica muestra que el nivel de felicidad nacional esta en 85,5% y que hay componentes claves como la salud, la ecología, el nivel de vida para obtener lo necesario y la educación que impulsan ese nivel hacia arriba.

Mientras tanto, el desempeño del gobierno, la vida en comunidad y la identidad cultural hacen que esa felicidad no sea completa.

El FIB nació en 1972 en Bután, cuando el rey buscó saber que era lo que hacía feliz a su pueblo para gobernar con base en eso. Se creó entonces una escala de nueve dimensiones con 31 indicadores que miden el nivel de satisfacción con la vida, la salud, la educación, el uso del tiempo, el bienestar psicológico, ecología, vida en comunidad e identidad cultural.

Museo de los niños
Museo de los niños

En Costa Rica el estudio se adaptó a la realidad nacional. El informe lo elaboró la compañía Eco Market Research a pedido de la empresa Coopenae.

Las mujeres registraron un nivel de felicidad ligeramente mayor que los hombres, un 86,6% contra un 84,9%.

Por región, Heredia es la provincia más feliz con un 89,9% y la menos feliz es Puntarenas con un 80,3%.

Los resultados. Este 85,5% se desprende de diferentes dimensiones.

La diversidad ecológica: esta fue la dimensión mejor calificada con un 92%. Indican que los costarricenses muestran preocupación por el problema ambiental y que tienen conciencia ecológica. No obstante, las causas de los problemas ecológicos se les atribuyen a terceros y no a las acciones propias. Además, hay poca claridad sobre como contribuir a solventar el problema.

Salud: El nivel de satisfacción es del 89%. El 80% de los ticos asegura que su salud es buena o muy buena y hay poca referencia a discapacidades y problemas crónicos de salud, que les impidan realizar labores cotidianas.

Estándares de vida: El nivel de satisfacción es del 82%. El tico afirma tener la vivienda y los bienes necesarios para una adecuada calidad de vida.

Educación: El nivel de aceptación es del 80%. Esto es porque el alfabetismo es alto y la mayoría de los habitantes ha finalizado por lo menos la escuela. Conocemos bien las costumbres, tradiciones y días festivos, pero desconocemos la constitución política.

Gobierno: El nivel de aceptación es del 55%. Tenemos confianza en el sistema democrático y en el sistema de derechos, pero el gobierno no está bien calificado y hay debilidades en el acceso a servicios públicos, principalmente de salud.

Vida en comunidad: El nivel es de 49%. La vida social está centrada en la familia y faltan lazos con los vecinos y hay escasa participación en actividades de la comunidad.

Identidad cultural: El nivel es de 45%. Si se le da importancia a los valores éticos y morales, pero se asegura que se están debilitando.

El estudio se aplicó a 1.285 hombres y mujeres entre los 15 y los 75 años, a quienes se les realizó una entrevista personal. Los participantes se distribuyeron de forma representativa en las siete provincias según las estadísticas de población.

Estas entrevista se hicieron entre mayo y junio de 2015.

Etiquetado como: