Por: Michelle Soto 29 noviembre, 2016

Con bolsas de alimento y bidones de agua en los brazos, voluntarios de las organizaciones Rescate Animal y Vida Animal visitaron este fin de semana comunidades alejadas en los cantones de Bagaces (Guanacaste) y Upala (Alajuela).

Por donde podían, pasaron en carro. Otras veces tocó caminar en medio del fango. Tocaron a la puerta, casa por casa, para verificar que las personas estuvieran bien y preguntándoles por el estado de los animales. Les regalaron comida para sus mascotas, gallinas y conejos, también cobijas y comederos.

Los voluntarios de la organización Rescate Animal donaron alimento para los animales de las familias afectadas por el huracán Otto.
Los voluntarios de la organización Rescate Animal donaron alimento para los animales de las familias afectadas por el huracán Otto.

En aquellas casas donde nadie contestó, dejaron tazas con alimento para que los animales tuvieran qué comer.

En el caso de Rescate Animal, un grupo de 15 personas se trasladó a Bagaces, donde repartieron alimento para gallinas, perros y gatos, así como pacas de heno para caballos. También aprovecharon para donar víveres y ropa a las personas.

"Hay muchísima necesidad en estas comunidades tanto de la gente como de los animales", comentó Anabelle Blanco, vicepresidenta de Rescate Animal, y añadió: "Muchos de estos animales son los que dan de comer a estas familias. Las señoras venden los huevos de la gallina para comprar comida para la familia y por eso se preocupan".

Los voluntarios de Rescate Animal también dejaron alimento en ciertos sitios para que los animales pudieran comer.
Los voluntarios de Rescate Animal también dejaron alimento en ciertos sitios para que los animales pudieran comer.

Ellos recorrieron comunidades en compañía de funcionarios del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) y en el grupo iban médicos veterinarios, quienes revisaron a las mascotas para constatar su estado de salud.

"Vimos muchos animales extraviados y sobre todo tenían hambre", dijo Blanco y agregó: "Todo está embarrialado, no hay agua limpia para que los animales tomen. Nosotros llevábamos agua y muchos perritos preferían tomar agua a comer".

María Jesús Mesalles, presidenta de Vida Animal, coincidió con Blanco y aseguró haber observado animales deshidratados y perros con diarrea, posiblemente causada por la ingesta de agua contaminada.

"La gente necesita agua para bañarse, cepillarse los dientes, cocinar... Tienen donaciones de arroz y frijoles, pero no tienen agua limpia para cocinarlos y por supuesto, tampoco tienen agua para darles a los animales", dijo Mesalles.

Debido al huracán Otto, los animales no cuentan con agua limpia para tomar. Muchos están deshidratado y en riesgo de padecer diarreas por ingerir agua contaminada.
Debido al huracán Otto, los animales no cuentan con agua limpia para tomar. Muchos están deshidratado y en riesgo de padecer diarreas por ingerir agua contaminada.

Vida Animal visitó tanto Bagaces como Upala. Para ello, las 25 personas se dividieron en dos grupos que llevaban consigo alimento para conejos, vacas, caballos, gallinas, loras, pericos, perros y gatos. También portaban tazas, cobijas, camas y medicamentos.

"Llevábamos ocho carros completamente llenos y aún así faltó demasiado", comentó Mesalles y agregó: "Una familia nos suplicó, con lágrimas, que nos lleváramos a sus tres perritas porque simplemente no tenían con qué alimentarlas".

En el recorrido, los voluntarios de Vida Animal observaron animales muertos porque se ahogaron al quedar amarrados. "Nos trajimos una perrita que estaba golpeada y raspada porque la dejaron amarrada y se salvó de no ahogarse. Hay muchos animales golpeados, con las patas quebradas, raspados", manifestó Mesalles.

Algunos de los voluntarios eran médicos veterinarios que aprovecharon para revisar a los animales.
Algunos de los voluntarios eran médicos veterinarios que aprovecharon para revisar a los animales.

Las mascotas no fueron las únicas que sufrieron. "El ganado está sufriendo bastante, las vacas tienen mastitis", alertó la presidenta de Vida Animal.

Asimismo, tanto Mesalles como Blanco advirtieron sobre la cantidad de vehículos transitando por estos cantones y el riesgo de atropello que esto representa para las personas y los animales.

Ambas organizaciones están valorando realizar una segunda visita este fin de semana. Se harían acompañar de médicos veterinarios.