28 julio, 2013
Botes de la Marina de Tailandia pretenden limpiar el derrame de petróleo provocado por una fuga en el oleoducto operado por la compañía PTT Global Chemical Plc.
Botes de la Marina de Tailandia pretenden limpiar el derrame de petróleo provocado por una fuga en el oleoducto operado por la compañía PTT Global Chemical Plc.

Bangkok, Tailandia

Las autoridades tailandesas se afanan en limpiar un vertido de 50 toneladas de crudo en el golfo de Tailandia que amenaza con manchar las turísticas costas del país, informan los medios locales.

Unas 10 embarcaciones de la Marina tailandesa se encuentran a unos 20 kilómetros de las costas de la provincia de Rayong, en el este del país, en tareas de limpieza y recogida de unos 50.000 libros de crudo que se filtraron procedentes de un oleoducto marino de la compañía estatal PTT.

La asociación local Alerta Ecológica y Recuperación de Tailandia expresó su preocupación por el incidente al indicar que el derrame podría tener "un grave impacto en el medio ambiente marino" de la región, en declaraciones al diario Bangkok Post.

La mancha, de unos 800 metros de ancho y 2,5 kilómetros de largo, ya ha sido limpiada en un 40%, según apuntó el directo del Departamento Marítimo, Sorasak Saensombat.

"La empresa debe sufragar todos los costos de la limpieza y asumir la responsabilidad de un posible impacto medioambiental", señaló Sorasak.

La compañía petrolera indicó sus trabajadores se apresuraron a cerrar las válvulas del oleoducto para detener la fuga que se inició en un punto de amarre de una tubería a unos 20 kilómetros al sureste de tierra firme.

El vicepresidente, Porntep Butniphant, indicó que PTT ha hecho todo lo posible para contener la marea negra, pero reconocía que parte del petróleo derramado podría alcanzar la playa de Mae Ramphung, una de las mayores atracciones turísticas de la zona.