Por: Eillyn Jiménez B. 3 marzo

La Universidad Nacional (UNA) informó este viernes de que la muerte de miles de peces en el golfo de Nicoya podría constituir un caso de pesca ilegal, debido a que solo peces anchovetas se vieron afectados.

Los expertos descartaron que las altas temperaturas y la falta de oxigenación estuviesen relacionadas con el deceso de los animales, los cuales fueron encontrados en las playas Ensenada (Abangaritos de Manzanillo, Puntarenas) y Manzanillo (Puntarenas) el pasado 15 de febrero.

Mapa de ubicación
Mapa de ubicación

En el análisis participaron las biólogas de la Estación de Biología Marina de la UNA, en Puntarenas.

"Después de todo este proceso investigativo, a los especialistas de la UNA les llama la atención que solo haya una especie afectada y que todos los individuos sean de un mismo tamaño, siendo el golfo de Nicoya un ecosistema marino tan diverso, lo que hace pensar a científicos y pescadores de la zona que se puede estar ante un caso de pesca ilegal", detalló la UNA en un comunicado de prensa.

Según los biólogos que participaron en el análisis, los valores de oxígeno disueltos en el agua del golfo de Nicoya van de 2,56 mg/L a 9,75 mg/L, rango compatible con la vida. Además, agregaron que nunca se han reportado valores menores ni superiores a esos parámetros, porque de ser así, otras especies habrían perecido.

"La disminución de oxígeno es descartada como posible explicación a la muerte masiva de peces", aseguraron.

La semana pasada, el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) afirmó, luego de los análisis realizados por el Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas de la Universidad de Costa Rica (UCR), que las altas temperaturas y la disminución de oxígeno fueron los factores causantes de la situación.

Peces muertos en el golfo de Nicoya
Peces muertos en el golfo de Nicoya

Sin embargo, la UNA explicó que las temperaturas registradas en el mar van de 22 °C a 32 °C y que ante eventuales cambios bruscos muy localizados, tanto las anchovetas como otras especies de peces similares buscan aguas más frescas.

Los expertos reiteraron que al extraer las branquias y los contenidos del tracto digestivo de los peces no se hallaron algas nocivas, ni fitoplancton capaz de producir marea roja o bien toxinas.

Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Este caso trascendió después de que el hedor despertara a vecinos y turistas de playa Ensenada, la cual se ubica a 6 kilómetros del centro de Abangaritos.

En un recorrido hecho por un equipo de La Nación por el muelle de Manzanillo de Puntarenas, y el manglar y la playa Ensenada, los días 15 y 16 de febrero, se pudo comprobar que los peces muertos llegaron a la costa y permanecieron ahí hasta que la marea los llevó de nuevo al mar.

La situación generó asombro entre los pobladores de la zona, quienes en un inicio temieron por la afectación que podrían sufrir denido al mal olor.

Sin embargo, con el paso de los días, la normalidad retornó al pueblo de Abangaritos.

Etiquetado como: