Por: Michelle Soto 30 octubre, 2015
La botella permanecerá dos semanas en Heredia y es posible que se lleve a otras sedes. | JOHN DURÁN
La botella permanecerá dos semanas en Heredia y es posible que se lleve a otras sedes. | JOHN DURÁN

Solo se requirieron dos semanas para recolectar más de 100 kilogramos de plásticos que sirvieran para rellenar una gran botella de cuatro metros de alto y 1,5 metros de diámetro.

La estructura se encuentra en la plaza de la Diversidad, en el campus de la Universidad Nacional (UNA), y pretende concientizar a estudiantes, profesores y administrativos sobre el adecuado manejo de los residuos sólidos.

“Queríamos llamar la atención sobre el alto consumo de plásticos y, además de eso, alertar de que no se hace una correcta disposición de los residuos”, comentó Eva Bristol, quien ideó el proyecto junto a Óscar Rojas, Valeria Rodríguez y Flory Sancho.

Aunque en el campus se consumen distintos plásticos, los estudiantes se enfocaron en el PET, material usado para confeccionar envases de refresco y agua.

“La mayor cantidad son botellas de agua. Eso es totalmente innecesario porque se pueden reutilizar envases”, resaltó Bristol, para agregar que “no tiene sentido comprar algo que se usa 15 minutos y luego se desecha”.

Una familia de cuatro miembros genera un 85% de residuos que son reciclables, pero en la actualidad solo se recicla un 10%.

“El 70% de esos materiales se está desperdiciando”, enfatizó Bristol y añadió: “Nosotros quisimos transmitir el mensaje de que la basura no deja de ser suya cuando se deposita en el basurero. La basura es suya desde que usted realiza la compra. Por eso, dónde vaya a quedar, esta es responsabilidad de cada uno”.

De acuerdo. Marco Luconi, presidente de la Asociación Costarricense de la Industria del Plástico (Aciplast), coincidió con los estudiantes en cuanto a la mala disposición de los residuos plásticos y subrayó la necesidad de promover una cultura de reciclaje.

“El plástico es un material que tiene muchas virtudes, pero que hemos dispuesto erróneamente y es hora de cambiar esta mala práctica”, dijo Luconi.

Recordó que el plástico es un material que puede ser reciclado, “por lo que es equivocado solo desecharlo al vertedero. Por ejemplo, con cinco botellas del plástico conocido como PET se puede fabricar una camiseta”.