Por: Eillyn Jiménez B. 17 febrero
Los análisis se realizaron este viernes en la sede de la UNA, en Puntarenas.
Los análisis se realizaron este viernes en la sede de la UNA, en Puntarenas.

Las estación biológica marina de la Universidad Nacional (UNA) descartó este viernes que algas nocivas o fitoplancton sean la causa de muerte de toneladas de peces anchovetas, los cuales fueron hallados el miércoles en Abangaritos de Manzanillo (Puntarenas).

Los análisis de laboratorio detallan que no se encontraron rastros de ese tipo de plantas, por lo que ahora deberán analizar muestras nuevas que se tomarán el fin de semana para evaluar otras hipótesis, entre ellas la contaminación del agua.

Para concluir que no hay algas nocivas ni fitoplancton (capaz de producir marea roja o bien toxinas) se extrajeron branquias de los peces y también contenidos del tracto digestivo. Además, se analizaron muestras de agua.

Emilia Calvo, Rosa Soto y Karen Berrocal, biólogas que participaron en la evaluación, manifestaron que un aspecto que llama la atención de este caso es que solo hay una especie que se vio afectada, siendo el golfo de Nicoya un ecosistema marino diverso.

El deceso de los peces generó alerta entre los vecinos de Abangaritos y Manzanillo, quienes confesaron que temen afectación por alguna plaga o por contaminación.

La mayoría de animales que quedaron en la costa, en las playas Ensenada y Manzanillo, fueron arrastrados por la marea, mientras que otros se han desintegrado con el paso de las horas.

Sin embargo, en el manglar Ensenada la mayoría de peces siguen ahí y el mar olor se extiende por al menos 2 kilómetros.

Los pescadores están inquietos porque la especie de pez muerto es el que ellos utilizan como carnada.

Daniel Salas, jefe de Vigilancia de la Salud, explicó el jueves a La Nación que deben coordinar con otras autoridades para ver cómo retiran los restos de anchovetas que permanezcan en la zona, debido a que el terreno es fangoso y eso dificulta ingresar con maquinaria.

Pantalla completa Reproducir
1 de 8

Pobladores de Costa de Pájaros, Manzanillo y Abangaritos aseguran que en la zona nunca se había visto una situación similar a la vivida en los últimos días.

El jueves las autoridades recomendaron frenar la pesca, el consumo y la venta de pescado proveniente de las zonas afectadas; no obstante, el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) dijo este viernes que no hay riesgos para el consumo.

Senasa argumentó que es un incidente "focalizado, espontáneo y tendiente a desaparecer", aunque agregó que harán muestreos de pescado para consumo en los centros de acopio de pescado para garantizar su buen estado.

En los próximos días habrá vigilancia, monitoreos y sobrevuelos en el área afectada y se tomarán muestras de agua y de otras especies marinas.

Etiquetado como: