Animal corrió al mar y se adentraba, cuando tres jóvenes ingresaron con sus tablas para cercarlo a fin de que nadara en dirección contraria, nuevamente hacia la playa

Por: Marcela Cantero, Marcela Cantero 15 junio, 2015

Buscar las mejores olas es cosa de todos los días para los surfeadores. No así ver a un venado corriendo hacia el mar y no dejarse vencer por un oleaje que retaría al más experto. Esas son experiencias que pasan una sola vez en la vida.

"Vivo desde hace 25 años en Cocles -sur de Limón- y nunca había visto algo igual: estábamos en la playa, ese venado llegó corriendo, como escapando de algo o de alguien, y se tiró mar adentro, surcando unas olas enormes", contó Craig Tequila Schieber, sobre la aventura.

Su mirada y la de su esposa, Marta Castro, siguieron al venado cuando, pasadas las 10 a. m. de este sábado, un grupo de surfeadores se disponía a esperar un poco de calma para adentrarse en el mar.

"Las más famosas olas, como las de Hawái, se logran en una parte de Puerto Viejo que llamamos 'Salsa brava'. Hoy, estaba reventando ese tipo de ola", explicó Tequila, primer tico que logró una medalla de oro en un mundial de surf --en el 2011, en playa La Libertad, El Salvador--.

"Luego de caminar por el arrecife, el venado entró a ese canal y logró superar las olas más altas sin ahogarse. Eso no ocurre con un surfeador. Si le revienta la ola encima, probablemente, no sale", agregó con certeza, en una entrevista telefónica.

Héroes. Los rescatistas del venado fueron Douglas Castillo, Edwin Salem y Jaison Shireman, quienes se lanzaron al mar cuando se percataron de que el ciervo, desorientado, nadaba hacia dentro.

"El animal ya nadaba mar adentro, en dirección a Cahuita. Por eso, ellos se lanzaron para irlo cercando. Finalmente, lograron que saliera a la playa", relató Tequila, quien siguió la escena mientras su esposa, Marta Castro, tomaba fotos.

"Fue impresionante ver esto: casi una hora en ese esfuerzo. Luego, ya en la playa, tratamos de ayudar al venado, de revisarlo, pero mordió a uno de nosotros. Era un animal muy fuerte. Al final, volvió a meterse entre los árboles", contó la mujer.