Por: Michelle Soto 22 abril, 2016
Para conocer el uso del hábitat que realizan los tiburones martillo cuando son crías y juveniles, los investigadores Ilena Zanella y Andrés López de la organización Misión Tiburón colocan marcas convencionales en la primera aleta dorsal y transmisores acústicos en el vientre de los animales cuyo tamaño supera los 70 cm. Estas últimas permiten seguirles el rastro dentro de golfo Dulce, gracias a la instalación de una red de receptores que captan las señales acústicas en un radio de 1.000 metros. Todo el proceso de marcaje demora máximo dos minutos, tras los cuales se libera al tiburón en el mismo sitio donde se encontró.
Para conocer el uso del hábitat que realizan los tiburones martillo cuando son crías y juveniles, los investigadores Ilena Zanella y Andrés López de la organización Misión Tiburón colocan marcas convencionales en la primera aleta dorsal y transmisores acústicos en el vientre de los animales cuyo tamaño supera los 70 cm. Estas últimas permiten seguirles el rastro dentro de golfo Dulce, gracias a la instalación de una red de receptores que captan las señales acústicas en un radio de 1.000 metros. Todo el proceso de marcaje demora máximo dos minutos, tras los cuales se libera al tiburón en el mismo sitio donde se encontró.

Las Áreas Marinas de Uso Múltiple (AMUM) impulsan un mecanismo de gobernanza donde diferentes actores participan en la toma de decisiones referente al manejo de los recursos.

"No es una categoría de protección, sino una forma para manejar los recursos en un área geográfica", explicó Erick Ross, biólogo marino de Fundación MarViva.

Actualmente existen dos AMUM: una en el golfo de Nicoya que se extiende desde Cabo Blanco hasta playa Hermosa en Pacífico central y otra en el Pacífico sur que va desde bahía Ballena en Osa hasta Punta Burica en la frontera con Panamá.

Según Ross, el proyecto BID Golfos –cuyos fondos ejecuta MarViva– busca fortalecer a estas AMUM. Ya se hicieron planes de ordenamiento marino que contemplan rutas de navegación y zonificación de pesquerías, esto sin necesidad de crear áreas marinas protegidas.

Incluso, y en el marco de las AMUM, los pescadores de golfo Dulce propusieron una modificación al arte de pesca para que los juveniles de tiburones martillo puedan romperlo y se liberen, así se disminuiría la mortalidad de esta especie por su interacción con pesquerías.