11 abril, 2014
Aunque años atrás tuvo ‘mala fama’ por su contaminación, hoy las personas pueden nadar con tranquilidad en la playa de Puntarenas. | ANDRÉS GARITA.
Aunque años atrás tuvo ‘mala fama’ por su contaminación, hoy las personas pueden nadar con tranquilidad en la playa de Puntarenas. | ANDRÉS GARITA.

Puntarenas Los ticos han vuelto a colocar a Puntarenas como una de sus playas predilectas, no solo por su cercanía al Valle Central desde que se abrió la ruta 27, sino por el éxito en la tarea de mantener limpios sus 2,5 kilómetros.

La playa de la ciudad puntarenense va desde el Parque Marino del Pacífico hasta el balneario San Lucas Beach.

Según el análisis de calidad de agua del Programa Bandera Azul Ecológica, Puntarenas registró 65 coliformes fecales en 100 mililitros de agua, cifra muy por debajo de los 240 mL que se establece para poder declarar a una playa apta para el disfrute de la gente.

Así sucedió con la familia González, proveniente de la Marina de San Carlos. “Hemos vuelto porque la playa de Puntarenas está limpia. Vinimos en noviembre pasado y nos gustó mucho que estuviera limpia. Ahora que volvimos esta semana, está igual de limpia y eso es bueno”, comentó Gerardo González.

Es un logro del trabajo conjunto entre la Municipalidad porteña, el grupo Asoplaya y el Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Para la Semana Santa, el alcalde puntarenense, Rafael Rodríguez, dijo que redoblarán las labores de aseo. “Vamos a pagar más horas extras, de modo que en todo momento haya personas a cargo de la limpieza. Va a venir mucha gente y por eso queremos que todos disfruten de una Puntarenas limpia y de su playa bien conservada”, manifestó.

Miguel Renna, de Asoplaya, resaltó que la labor es de cada día, cuando “desde las 6 a. m. empiezan a remover troncos, plásticos y basura que haya quedado”.

En las próximas semanas, Puntarenas izará con orgullo una nueva ‘bandera azul’, la del 2014.