Por: Michelle Soto 22 abril, 2016
Los investigadores han observado migraciones locales de juveniles de tiburones martillos, los cuales se mueven entre 10 y 20 km dentro de golfo Dulce. | DIANA MÉNDEZ
Los investigadores han observado migraciones locales de juveniles de tiburones martillos, los cuales se mueven entre 10 y 20 km dentro de golfo Dulce. | DIANA MÉNDEZ

Al comprobarse científicamente que el golfo Dulce es sitio de crianza de tiburones martillo, los investigadores proponen declararlo como “santuario”.

El concepto de “santuario” se utiliza en otros países, como Estados Unidos, para designar un área de conservación diseñada específicamente para la protección de una especie.

Para los investigadores Ilena Zanella y Andrés López, su propuesta se orienta a prohibir la captura y comercio del tiburón martillo. Aunque los pescadores del Golfo actualmente no lo capturan, la medida sería preventiva y cerraría un portillo que podría ser aprovechado en el futuro.

“Esto, para que las crías y juveniles puedan crecer sin presión pesquera. Golfo Dulce es un sitio donde sí sería posible hacer un ‘santuario’, porque ya dio un paso adelante”, dijo Zanella.

La investigadora se refiere a la declaratoria del golfo Dulce como área marina de pesca responsable, la cual data del 2010. Voluntariamente, los camaroneros y trasmalleros renunciaron a pescar en el sitio. En la parte interna del Golfo no se usa línea de fondo, solo se permite cuerda de mano.

Para Zanella, se podría aprovechar que los pescadores de por sí no capturan a esta especie y, por tanto, estarían más receptivos a la propuesta. “Golfo Dulce tiene la ventaja de que son pocos pescadores, no usan el tiburón martillo y tampoco les gusta”, dijo.

“Tampoco usan los hábitats críticos, porque en la parte interna del Golfo solo se usa cuerda de mano. Eso garantiza una mortalidad más baja”, agregó López.

Para el investigador, la declaración de “santuario” conllevaría mejoras en el mercadeo de especies de interés para los pescadores, las cuales comparten hábitat con los tiburones. “Un pargo que venga de una pesquería de cuerda de mano, capturado en un ‘santuario’ de tiburones, en el mercado debería tener un valor mayor porque es un pescado ‘libre de tiburón’”, comentó.

Medidas. A raíz de su estudio, los investigadores han propuesto una serie de acciones en pro de la conservación de los tiburones.

“Ya tenemos suficiente datos y hemos recomendado algunas acciones que, aunque existió algún interés en algún momento, no se han implementado. Por eso queremos impulsar la idea del ‘santuario’”, manifestó Zanella.

Una de ellas fue establecer vedas en los sitios donde nacen estos escualos, esto durante los meses del año en que las hembras se acercan al golfo a dar a luz.

Otra propuesta fue prohibir la línea de palangre demersal o línea de fondo en la parte externa del golfo, esto debido a la alta mortalidad de tiburones martillo en estado juvenil.

Según Erick Ross, biólogo marino de Fundación MarViva, los pescadores ya propusieron una modificación al arte de pesca para que los juveniles puedan romperlo fácilmente y así puedan liberarse, lo cual aumentaría su porcentaje de sobrevivencia (actualmente solo sobrevive el 14%).